sábado, 17 de abril de 2010

Porque no voy a votar por Antanas Mockus (en primera vuelta al menos)

En esta entrada quisiera discutir algo que poco se ha tratado cuando se habla del ex alcalde de Bogotá y candidato a la presidencia por el partido verde, Antanas Mockus. Quiero discutir sobre el contenido y no sólo la forma de sus propuestas y posiciones políticas. O bueno, realmente quisiera discutir ambas.

Empecemos con lo que está en boca de todos: la forma. Esa es la gran apuesta de Mockus, después de todo y la que convoca más a sus seguidores. Mockus propone una sociedad en el que el respeto por la ley prime como una especie de gran imperativo categórico. Los seguidores de Mockus, entre ellos muchos de mis amigos, sueñan con una sociedad en que la gente aprenda a respetar que en los andenes no se puede parquear o en que entienda que uno no se puede colar en la fila para pagar en un súper mercado. En últimas, esta idea expandida, implicaría una sociedad en el que el respeto por la ley se traduciría en que la gente, por ejemplo, pague cumplidamente todos los impuestos o deje de traficar con drogas, porque bueno, sería ilegal obrar de otra manera.

Creo que esto tiene un aspecto positivo y es que, como comentaba en la entrada anterior, cualquier sociedad que aspire a funcionar correctamente, debe buscar a que exista un respeto por la norma entre sus miembros. Pero creo que esto también puede convertirse en un fetichismo por la norma, y en últimas evita un debate más fundamental: que leyes son justas y dignas de ser seguidas y cuales leyes no son justas y no son dignas de ser obedecidas.

No necesitamos remontarnos a ejemplos lejanos y trajinados (como el de si es justo obedecer las leyes de un estado totalitario como el Tercer Reich) para ilustrar este punto. Por ejemplo, Mockus parece empeñado en creer que el narcotráfico es un problema de lo que él llama “la cultura de la ilegalidad”, y no lo que realmente es, un problema de salud pública y de libertades civiles violadas por una prohibición absurda. De la misma manera Mockus y muchos de sus partidarios han satanizado esa cultura de la ilegalidad manifiesta en el comercio informal (resultando además en medidas represivas contra este, cuando el profesor fue alcalde de Bogotá). Pero la pregunta es si estos comerciantes tienen realmente alguna obligación con el Estado de llenarle sus cofres con impuestos, lo que les impediría trabajar y ganarse el pan de cada día (en un país donde además existen niveles de desempleo tan enormes).

Dicho esto sobre la forma de la política mockusiana, me queda la cuestión de sus contenidos, al que tan poco cuidado han puesto los medios de comunicación o muchos de sus partidarios. La razón por la que en este punto tampoco podría apoyar a Mockus, se debe a que entre sus propuestas brillan por su ausencia varias propuestas que yo considero fundamentales y en cambio entre lo que propone y defiende hay muchas otras que considero inaceptables.

¿Qué le falta a Mockus por proponer? Por un lado, una reforma agraria. Para este tema, el ex alcalde sólo ofrece pañitos de agua tibia. Un programa para recuperar tierras de los narcotraficantes, como si estos fueran los únicos que hubieran robado o se hubieran beneficiado del robo de tierras. Eso no es suficiente; toca revisar con lupa las compras y apropiaciones de tierras de ganaderos y cultivadores de palma africana y otros latifundistas, que por estar abiertamente aliados con los paramilitares o de forma indirecta se han visto beneficiados aumentando sus predios. Toca obligar a TODOS los culpables del desplazamiento de millones de colombianos a resarcir a sus víctimas, no sólo devolviendo las tierras robadas sino forzarlos a pagar indemnizaciones si se comprueba que participaron de alguna manera en expulsar de la tierra a sus legítimos dueños.

Irónicamente, habría que añadir, una reforma agraria bien hecha podría romper el sistema social de cuasi feudalismo que impera en buena parte de este país, y ayudaría a construir una sociedad realmente más cercana al moderno ideal mockusiano de respeto ciudadanos con respeto por la ley (en vez de vasallos tratando de ascender socialmente, de convertirse ellos en “patrones”).



La otra cosa que brilla por su ausencia es una posición más decidida en contra de la “Guerra contra las drogas”. Respecto a esto Mockus vuelve a proponer, débil y poco concretamente, un cambio en la manera en que se lleva a cabo la lucha contra las drogas ¿Pero cuál es la extensión y el sentido de dicho cambio? Eso no queda claro, como no está claro (desde la perspectiva mockusiana) cual es el verdadero problema con respecto al narcotráfico (que no existe como parte de la “cacareada cultura de la ilegalidad”, sino precisamente por culpa de la ley, en este caso la prohibición).

Pero además, Mockus es un candidato que ha apoyado políticas (incluyendo de la actual administración) que me parecen nefastas. Puedo dar varios ejemplos al respecto: las bases norteamericanas en Colombia, la reforma laboral o el TLC, por mencionar algunas ¿Por qué debería apoyar yo un candidato que sostiene tales posiciones, en las que no sólo no creo, sino pienso que son malas para el país? Puedo preferir a Mockus en un caso de una segunda vuelta sobre un Juan Manuel Santos con los ojos cerrados, por supuesto, pero está muy lejos de ser el candidato que tenga las mejores propuestas para los problemas que tiene el país.

Desde luego, queda el debate de si tanto todas estas posiciones que no tiene Mockus, como aquellas que tiene, son buenas o malas para el país realmente. Mi punto, finalmente, es que como dijo el senador Jorge Robledo en el programa radial Hora 20 hace unas dos semanas, la discusión sobre Mockus sólo se centra en la forma de su política y no en los contenidos de sus propuestas. Creo que es el momento de discutir esto, y no sólo para el caso de Mockus, sino con respecto a todos los demás. En general, creo que hora de que haya un verdadero debate electoral.

18 comentarios:

Arturo Sanjuán dijo...

Muy de acuerdo ala, tengo una posición muy similar http://www.arturosanjuan.com/verde-amarillo

mariajoafana dijo...

Sergio, explícame el punto de que el narcotráfico es un problema de salud pública. Tiendo a pensar que eso no es tan así, así sea usado como argumento por Estados Unidos para considerar al narcotráfico una amenaza para su seguridad nacional. Por lo demás, tienes razón es hora de pasar a las propuestas concretas.

ツ Ðavid Ǿsorio dijo...

Yo también tengo una posición similar:

http://de-avanzada.blogspot.com/search/label/Antanas%20Mockus

Victoria Argoty dijo...

Completamente de acuerdo. Antanas Mockus es simplemente un fascista ilustrado y, por lo tanto, parece ser una propuesta opuesta a la de gamonalismo macrocefàlico actual. Pero este país no necesita que le pongan ni le impongan leyes (la legalidad mockusiana no es otra cosa que un santanderismo 2.0) sino justicia y vida digna, algo que permita superar real e históricamente la vertiginosa debacle social.

Jorge Alberto dijo...

De acuerdo con el post, creo que acabo de convencerme que en el fondo Mockus representa el mas puro fascismo, ese que parece bueno.

No se puede objetar que frente a Santos la elección resulta simple, con Mockus existe cierta garantía de que no va a pasar por la piedra a sus opositores ni perseguirá la opinión.

Pero como gobernante potencial tiene un vacío fenomenal o al menos un secreto que QUIERE ocultar al electorado ¿Cúal es su política económica?

La cultura de la legalidad es fenomenal cuando existe igualdad de oportunidades, el ejemplo que usted plantea con los vendedores ambulantes es excelente. Pero como llevar a esos "ilegales" a cumplir sin morirse de hambre. ¿Cómo convencer a un muchacho de los cinturones de miseria que el trabajo legal -que no hay- es mejor que ser calanchín de los traquetos resolviendo sus angustias económicas de forma mas rápida?

Esa era una de las responsabilidades que Mockus nunca tuvo como alcalde, ningún mandatario local impacta de verdad la vida económica de sus gobernados, pero como presidente si tendrá que resolver los problemas de desigualdad, concentración de propiedad, desempleo, endeudamiento, bomba pensional y falta de oportunidades para los jóvenes.

Puede que a nosotros como seudoprivilegiados nos veamos en la tentación de votar por un tipo que parece decente, pero no podemos ser tan miopes como para esperanzar un cambio REAL en la estructura social de éste país.

Javier Moreno dijo...

Busqué 'Mockus Drogas' en google. El primer enlace es este: “Hay que legalizar el consumo de drogas”.

Maldoror dijo...

Javier:

Tiene un punto. Yo tomé lo que leí de la página del partido verde, del programa de gobierno de Mockus. Me pregunto si en todo caso esa estrategia vaga que menciona apunta hacia eso.

CIE dijo...

Sergio, creo que hay que tener en cuenta que el programa de gobierno del partido verde obedece, por un lado, a la necesidad de conciliar las posiciones de Mockus, Lucho, Peñalosa y Fajardo, y por el otro, a la necesidad de hacer propuestas políticas que los diferencien pero que a la vez den votos.
Por esta razón en ese programa no se habla de legalizar la droga (tema muy polémico y con repercusiones internacionales complejas), ni de los paramilitares (otro tema altamente sensible en el marco de la ley de injusticia y demás). Eso no quiere decir que Mockus una vez elegido no se vaya a ocupar de ellos, creo por su trayectoria que al menos dará el debate y que sí le preocupan la desigualdad y la justicia.

Javier Moreno dijo...

Sergio, creo que me merezco más que un punto por ese enlace. De hecho creo que ese enlace barre de golpe con la mitad de su columna y deja serias dudas sobre el resto. Yo entiendo sus preocupaciones (todas válidas) con respecto a Mockus pero me parece que se apresura a la hora de juzgar la disposición de Mockus con respecto a los temas que le interesan. Yo espero que durante el próximo mes las propuestas y respuestas se hagan muchísimo más concretas.

Lalu dijo...

Estoy tan, pero tan de acuedo con vos.

Yo estoy segura de que voy a votar por Mockus, en segunda vuelta, no en la primera.

Lalu dijo...

También me gustó la propuesta ambiental de Mockus.

http://www.catorce6.com/2514/creare-el-plan-integral-ambiental-antanas-mockus-partido-verde/


Con lo de las drogas, ¿no es deshonesto que el candidato diga una cosa que como presidente no haría?

Camilo dijo...

en definitiva, hay que leer un poco

juglar del zipa dijo...

yo no estaría tan de acuerdo con lo que dice javier. en la entrevista mockus es bastante claro hablando de cómo hacer para evitar el consumo sin apelar a prohibiciones legales, que es la base de su apoyo a la propuesta que ahí tangencialmente tratan. pero el man no está hablando de narcotráfico sino de consumo; y además de consumo de marihuana. a la luz del narcotráfico, hablar de "mire joven lo que le puede pasar a usted" es muy parecido al mismo llamado a boicotear el consumo "en nombre de los bosques y selvas de colombia" que hace pachito santos. ¿sería una solución efectiva? ¿quebraría a los narcotraficantes? bastante lo dudaría.

(paréntesis: el título es una frase que no sale en ningún lado de la entrevista. ¡pero cómo llama la atención!)

por otra parte, entiendo que méndez usó el caso como ejemplo y, como tal, me parece un excelente ejemplo. en este caso en particular mockus no está discutiendo mucho el tema de las libertades individuales, incluso el derecho a volverse mierda y matarse. lo que propone mockus aquí, como ya señalé, es que se llegué a la prohibición legal por otros medios previos. ¿por qué? eso no se discute mucho. es el mismo tema que discutí en el episodio de transmilente, en el que mockus era el frontman y por el que javier también se puso a decir que era la norma y la norma es la norma y es la norma. ese es el tal fetichismo, el santanderismo 2.0. del que habla alguien más aquí.

don tomate dijo...

Bueno, pero el tema de la reforma agraria excede a todos los candidatos. La política agraría de Uribe, en los últimos 4 años con relación al tema del desplazamiento, el retorno y la restitución, ha sido cuando menos de favorecimiento a empresas extranjeras y grandes propietarios. Eso no es un secreto para nadie, y es claro que existe una relación entre las tierras que podrían ser entregradas a campesinos, la idea de desarrollo y civilidad y una serie de políticas econónmicas, a las que mockus siempre se ha suscrito. Bueno, y no solo Mockus, Fajardo y Peñalosa tambien. Y lucho, a su manera.
El caso es que lo más complicado de ese asunto radica no solo en la tan deseada reforma agraria -que repito, excede a todos los candidatos- sino en que Mockus está de acuerdo con la continuidad y radicalización de un proyecto económico en el que la tierra que puede ser restituida no lo está siendo, y en cambio, se está distribuyendo de manera tal que afirma su concentración.

Habrá que decir, de paso, que lo más curioso para mi del tema de mockus es como la gente crea lo que Mockus propone, es decir, va más allá de lo que efectivamente el man propone o intuye y se imaginan un mundo determinado a través de la idea de mockus como presidente.

David dijo...

Sergio:
Creo que Mockus no está de acuerdo con la reforma laboral... él lo expresó en el último debate presidencial transmitido por el canal Caracol.

Por otra parte, me gustaría saber ¿por quién votaría Usted en primera vuelta?¿Se inclina más por candidatos que aplican el "confunde y reinarás", como Santos, que tiene 109 popuestas en su plan de gobierno, al contrario de Mockus, con tan sólo 15 propuestas claras?

¿Por qué en vez de rechazar a Mockus por apoyar las bases estadounidenses en Colombia, el TLC y "la reforma laboral", no se basa mejor, si hace un poco de memoria, en la buena administración y la cultura ciudadana que cultivó y aplicó Aurelius en su alcaldía?

Finalmente, no creo que defender la ley signifique no poder modificarla, es una visión muy estática, se está olvidando del dinamismo propio de una democracia auténtica...

Saludos en la casa

Anónimo dijo...

Me parece un debate muy válido. Sin embargo, creo que no es del todo malo que Mockus se centre en la "forma". Nuestros políticos tradicionales han dejado tan de lado este aspecto que me atrevería a decir que es esa precisamente la razón por la que la mayoría los considero unos inescrupulosos.

El olvido a la forma nos puede llegar a caer en el principio maquiavélico de "el fin justifica los medios". La forma es una manera de llegar al fondo.

No le podemos pedir a un candidato que sea perfecto o que tenga la solución para todos los frentes a los que se va a enfrentar, pero sí le debemos pedir que se ataña a las normas, a la legalidad (con una perspectiva crítica), y que sobre todo, sea honesto.

Anónimo dijo...

La verdad, Antanas Mockus no es claro y conciso con sus propuestas para la presidencia además no presenta grado alguno de cláridez y cohesión, Realmente muchos de ustedes tienen razón mostrando la realidad que se esconde en el sofisma político de Mockus, ocultando sus verdaderas vertientes idelógicas de tipo facistas, por diversos modos de pensamiento, hechos y palabras.
Pero si miramos las encuestas Santos y Mockus se debaten el puesto a la presidencia, y yo en este mometo de lo burdo escogería lo menos burdo, en este momento a mí decir seria Mockus y le daria mí voto antes que a otros candidatos, Santos no es un santo y si observamos políticos burócratas,totalitarios y facistas Santos es el rey.

Juankmu dijo...

Bueno, al final todo esto fue lo que lo hizo perder y ahora nos tiene mamando con juan manuel. Pobre país