miércoles, 14 de enero de 2009

Gaza: reflexiones

Desde luego que la tragedia que está ocurriendo en Gaza, y que para el momento en que escribo esto ha costado la vida a más de 900 palestinos, de los cuales 300 eran niños y un puñado de israelíes, merece más que una reflexión, una condena firme de sus protagonistas activos: Hamas y el Estado de Israel. Los primeros enfrascados en una guerra de odio, en la cual la estrategia es intentar asesinar civiles hebreos como si eso fuera a lograr algo en beneficios de los palestinos. Los segundos decididos a utilizar el terror para contrarrestar el terror, sólo que maximizando sus efectos de manera despiadada y vil, con bombardeos contra blancos civiles, incluidas escuelas, con la excusa (no siempre creíble y en todo caso inaceptable) de que Hamas sitúa armas cerca de la población civil. Desafortunadamente la prensa rara vez llama terrorismo la acción de los israelitas, mientras que juega con un estándar opuesto para juzgar lo que hace Hamas.

Sin embargo, hay reflexiones más allá de la indignación moral. La primera es obvia: la vía militar no soluciona nada. Por el lado israelí sólo está creando más odios entre los palestinos, el mundo árabe, y buena parte de occidente. Es muy difícil no odiar al Estado de Israel por lo que está haciendo (a menos que uno sea un sionista fanático o un derechista fanático, de esos que hay pero que cada vez abundan menos), y no sentir antipatía por sus ciudadanos, cómplices de esta masacre que han apoyado, si hemos de creer a las encuestas, de manera masiva. Ojo, no estoy diciendo que este bien odiar a los israelíes, ni que los civiles israelíes sean blancos legítimos de los cohetes artesanales de Hamas. Lo que estoy diciendo es que por muy razonable que uno sea, la tentación de caer en ese sentimiento tribal y oscuro que es odiar al otro (o los otros) solamente por pertenecer al colectivo llamado “estado” o “estado de Israel” se hace cada vez más grande. Esos primitivos sentimientos surgen con más eficacia y son más difíciles de erradicar, en particular cuando uno observa durante más de 15 días continuos una masacre ininterrumpida, esa operación que tan barbara y tan oportunamente los israelíes han llamado “plomo fundido”, expresión que lo dice todo…

En segundo lugar me queda la reflexión sobre Hamas. Sus métodos son inútiles, ineficientes y claramente contraproducentes, por no decir criminales y barbáricos. Y sin embargo el ataque israelí le dará más popularidad, tanto en los palestinos que verán en Hamas un grupo que “hace algo” y que se “resiste a Israel”, como en el mundo islámico en general. La pregunta que me asalta es ¿Hasta cuando los palestinos se aguantaran a esta gente? ¿Hasta cuando se aguantaran ser bombardeados y humillados con la excusa de lo que haga Hamas? Ahora más que nunca debería aflorar la conciencia de la inutilidad última del terrorismo como método de presión política, pero me temo que con los palestinos (al igual que con los israelíes y su versión de terrorismo de estado), la lógica funciona a la inversa…



En tercer lugar está la cuestión de la historia…la historia como legitimadora de las acciones de cada bando. Los israelíes dicen que se atribuyen el derecho de llevar a cabo este bombardeo porque llevan ocho años sometidos al terror de los cohetes de Hamas disparados desde la franja de Gaza. Los palestinos responden que ellos llevan décadas sometidos a los agravios, control y humillaciones por parte de los israelíes. En fin, tenemos una serie de reivindicaciones y vendetas, que en última instancia siempre nos terminan remitiendo a 1948 o incluso a hace 2000 años, cuando los judíos fueron expulsados de su propia tierra por los romanos. Y aunque no creo que uno pueda considerar irrelevante la historia en un conflicto como este, creo que cansa y se vuelve irrelevante. El Estado de Israel pudo haber surgido de una injusticia hace 60 años, pero ahí está y no se va a ir. Y sería aún más injusto, aún cuando los árabes y los palestinos tuvieran los medios (que no los tienen) para sacar a los israelitas de sus tierras, pues hablamos de millones de personas que se han establecido y hecho sus vidas en esa tierra. Por el lado israelí, quejarse de las guerras pasadas, de las agresiones de sus vecinos, presentarse como una eterna víctima del terrorismo mientras ignora sus propios actos, tampoco convence. Estos se tiene que solucionar ya, no da más espera, sin voltear a mirar tanto al pasado y preocupándose más por el ahora. Aunque, temo, nos dejaran esperando….

Finalmente esta la dura cuestión de la proporcionalidad de la respuesta israelí. Lo difícil no es saber si lo que están haciendo actualmente con los palestinos es desproporcionado; cualquiera que lo niegue tiene una seria deficiencia cognitiva. En ocho años los cohetes de Hamas no han matado más de una veintena de personas, mientras que en dos semanas Israel ha matado más de 40 veces esa cantidad (por no hablar de los miles de heridos). Israel dice que no ataca específicamente blancos civiles, pero cuando uno dispara misiles contra áreas densamente pobladas, no nos crean tan estúpidos, eso es exactamente lo que están haciendo: apuntando a civiles y matándolos. Incluso han atacado una escuela de las naciones unidas, matando a 40 personas de un solo golpe. Están utilizando armas prohibidas. Han bloqueado Gaza al acceso de medicinas y alimentos, con pequeñas y miserables treguas que a duras penas palian el sufrimiento de los palestinos hacinados. La respuesta no es proporcional en ningún sentido de la palabra…Y sin embargo no podríamos quedarnos sólo en la condena moral a Israel, porque queda la pregunta en el aire ¿Qué medidas tiene Israel derecho a adoptar para defenderse? ¿Nosotros críticos de Israel, que aprobaríamos como medida de defensa ante los cohetes de Hamas? Aún cuando sepamos que lo que está haciendo Israel es inaceptable (y lo es), creo que tenemos la obligación de ofrecer una alternativa moral concerniente a lo que puede hacer Israel para defenderse.

Una primera impresión mía, sería una ofensiva militar sin asalto de artillería y bombardeos aéreos en áreas pobladas. La ventaja en todo caso sigue siendo aplastante para los israelitas, y su número de bajas seguiría siendo inferior, sin poner en riesgo de manera desproporcionada a la población civil. Sin embargo hay otra cosa que Israel podría hacer, y eso no tiene nada que ver con la acción militar: reducir sus niveles de agresión contra los palestinos. Negociar el fin de los “muros”, retirar sus colonias de Cisjordania o aceptar que estas queden sometidas a un Estado Palestino, dar garantías a los palestinos de que no habrá más “checkpoints”, ni estagnación económica y que se compartirá el agua de manera equitativa con estos; todo esto a cambio del compromiso palestino de cesar y combatir cualquier intento de terrorismo contra el estado Israelí. Mejor dicho, negociar la paz de una vez por todas, que es la mejor cosa que puede hacer el estado israelí por su propia seguridad, la de los palestinos y la del medio oriente.

Algunos enlaces recomendados:

- Charles Johnson discute la cuestión de la proporcionalidad acá (refiriéndose a la intervención israelí en el Líbano hace 2 años, pero aplica para hoy) y acá (ya refiriéndose a lo que sucede hoy en Gaza).

- Mario Vargas Llosa crítica la actuación israelí en esta columna aparecida en El País de España.

6 comentarios:

Barberon dijo...

Antes de los romanos y los judíos, ya estaban los palestinos en la "tierra prometida".

Lo mejor es que Israel cree tierra donde no la había y funde su estado ahí. Moisés les puede dar una manito...

MariaPaulaLG dijo...

....Por no mencionar la definicion del proyecto/ideologia sionista cuyos parametros entre otros son: la necesidad de una mayoria judia en dicho territorio, el hecho de que palestina solo pueda depender economicamente de ellos, la negacion de que los palestinos tenga un derecho historico en tales tierras, y asi. (y en algunos sectores, la consolidacion de su nacionalismo es el exterminio de la poblacion TERRORISTA palestina o llamese sharon y ese tipo de hijueputas).

Bajo estos parametros, lo minimo que es el reconocimiento de palestina por el estado israeli como nacion (y no como un instrumento del mundo arabe para dominar el mundo) esta fuera de cualquier posibilidad de conciliacion.

No se nos haga extraño como entonces personas como chomsky cuestionan la legitimidad de tal estado y solo plantean como solucion la abolicion del estado israeli.

Lecturas recomendadas:

Imagen y realidad del conflicto palestino-israeli de finkelstein

Blaming the victims de Edward Said.

Radicals, rabbins and Peacemakers- conversations with jewish critics of israel- Seth Ferber.

y dejo unas imagenes sobre la marcha ¡no al genocidio en gaza! de la comunidad palestina en barranquilla: http://www.flickr.com/photos/m-a-p-s/sets/72157612563612926/

Javier Moreno dijo...

Con respecto a Hamás olvidó mencionar que no sólo asesinan civiles israelíes (y mantienen grandes zonas civiles bajo el terror de sus cohetes) sino que se camuflan entre sus propios civiles para combatir a Israel. El combate de Hamás en Gaza se basa principalmente en el sacrificio de sus vecinos. Sus líderes se enorgullecen de esto en sus declaraciones a Aljazeera asegurando que es una prueba de que todo el pueblo palestino los apoya. La orden es que sus milicianos combatan de civil. Israel comete el error de no reconocer responsabilidad en los asesinatos de los civiles palestinos en Gaza pero está en lo correcto cuando culpa a Hamás de los mismos. Esos muertos son compartidos.

Maldoror dijo...

Maria Paula:

De acuerdo en todo, excepto en la sugerencia de Chomsky de hacer desaparecer al estado israelí. Como lo dije en la entrada, no sólo sería una injusticia mayor sino que es impractico e irrealizable.

Chevere los documentos que aportas a la discusión, eso si.

Javier:

De hecho si mencioné la cuestión de que Hamas esconde armas en la población civil. Creo que en parte es cierto, aunque tengo mis sospechas de que Israel también miente y en muchos casos dice que Hamas tiene armas en sitios donde no hay (como es el caso de la escuela de la ONU que bombardearon).

MariaPaulaLG dijo...

Sergio:

el punto era, ¿que tan realizable es que se den unas conversaciones de paz?.

y dicese: "It just an anarquist point of view".

Escoria dijo...

Comparto con Chomshy la desaparición semántica y simbólica del Estado de Israel, que toda su emblemática solo tenga significado para ellos. Y les recuerdo que en Colombia muchas de las iglesias evangélicas o protestantes están empezando a izar la bandera sionista y a adorar la estrella de 6 puntas. Recuerden que ésta, hablando esotericamente, es símbolo de satanismo. Sobra decirles que estas iglesias adhieren al proyecto para del Salgareño.