domingo, 2 de noviembre de 2008

Cita del día

Moises Naim, editor de la revista muy "mainstream" (yo diría, conservadora) Foreign Policy - es decir, no un anarquista ni un izquierdista radical, ni algún resentido social -, dice esto en una columna aparecida hoy en El Tiempo sobre nuestra actual plutocracia (lo que me acordó de una afirmación hecha por Kevin Carson sobre que si uno miraba la lista de los 500 más ricos del mundo, prácticamente todos lo habrían hecho gracias a sus vínculos con papa-estado):

A pesar de todas estas transformaciones, una tendencia global que no ha cambiado fue la que discutí en mi primera columna: ¿cómo hacerse rico con el Estado y sin el mercado? Explicaba allí que, viendo la lista de los magnates más ricos del mundo, saltaba a la vista que muchos de ellos llegaron allí gracias a sus vínculos con gobiernos. Fue el Estado, y no el mercado, el que los enriqueció. La crisis económica abrirá aún más oportunidades para quienes sepan cómo aprovechar el Estado para enriquecerse.


2 comentarios:

Carlos dijo...

Yo ultimamente he llegado a la conclusión que la desigualdad actual tiene mucho que ver con el estado mas que con el mercado.

Tal vez el mercado libre si algún dia llega a existir tambien cause desigualdades, pero la desigualdad real que tenemos hoy en dia tiene su fuerte componente estatal.

Desde ese punto de vista la aparente dicotomía entre libertad e igualdad no es tan real como se piensa.

Un mercado libre y realmente competitivo en empresas y profesiones, debería llevar las utilidades a niveles mínimos e minimizar las diferencias de ingreso.

Goggins Godot dijo...

Sin pretender saber del tema y sin medir las consecuencias quisiera decir si bien la teoría neo liberal dispone que en efecto, el mercado pone los derechos en cabeza de quien mejor los valúa, también es cierto que el mercado no parte de manera igual para todos, aquellos que empiezan en el mismo con el mayor numero de recursos son aquellos a los que el mercado termina beneficiando por razones lógicas.

Evidentemente, tener al estado de parte propia es mas que una ventaja para triunfar en la economía de mercado y en eso si puedo estar de acuerdo.