jueves, 7 de febrero de 2008

Tecnocracia paramilitar

Resulta que nuestro ministro de agricultura ha decidido que tierras que el INCODER debía dar a familias campesinas víctimas del conflicto, están mejor en manos de empresas privadas. Curiosamente, esas empresas privadas están ligadas al negocio de la palmicultura, negocio promovido y privilegiado por el neoliberal estado colombiano.Los argumentos del sucesor designado del príncipe Uribe son:

- Los predios son insuficientes para tantas familias

- Los predios no tienen infraestructura

- Que en manos de empresas privadas generarán más beneficios para que se puedan adquirir otras tierras para desplazados.

El primero es manifiestamente falso si uno cree las cifras del número de hectáreas y las divide por el número de familias, aún contando las hectáreas dejadas para reforestación.

Respecto al segundo, desde luego el ministro no se ha tomado la molestia de leer sobre la historia de migraciones de este país, como para saber que los campesinos colombianos llevan más de un siglo colonizando tierras sin infraestructura y haciéndolas productivas (hasta que llegan terratenientes, paramilitares o "las fuerzas legitimas del estado" para sacarlos a bala de sus predios, con la excusa de que ellos si la harán "más productiva").

Por otro lado, uno le da risa pensar que eltercer argumento de "uribito" no es más que una excusa infame. Siempre que les nieguen tierras a los campesinos, podrán esgrimirlo y decir que con el dinero que se genere por su explotación de las empresas consentidas por el gobierno, ahí si podrán comprarles unas tierras que se les "adecuen".

Más allá de todo esto, podríamos pensar en que este es el clásico esquema de intervencionismo estatal, en el que "papa estado" les dice a los propietarios como deben producir, y con base a eso, cuestionan su legítimo derecho a la propiedad y a utilizarla según su propio interés. Sin embargo lo que sucede en Colombia no es sino una variación escalofriante del tema...digo, por el talante paramilitar de los tecnócratas y planificadores del Leviatán

5 comentarios:

Matthew dijo...

Hola saludos desde Chile..el tema de las reformas agrarias siempre ha sido un tema controvertido, donde ninguna de las partes de una sociedad quiere sufrir a costa de a lo mejor buscar un cierto progreso. En lo personal, ante esto, yo prefiero que se fortalezca el derecho de propiedad ya que el Estado muchas veces puede crear situaciones injustas justificadas en el progreso y en el bien común de una sociedad

te invitamos a participar en nuestro espacio


http://asociaciondelbuenescribir.blogspot.com/


saludos cordiales

Jota Glottman dijo...

Vergonzoso... simplemente vergonzoso... afortunadamente esa decision no se llevara cabo. Pere y vera.

Apelaez dijo...

Sergio: De donde saca usted que los potenciales licitantes son paramilitares? Una cosa es que la medida del gobierna no sea la mejor (repartir la tierra como si fuera una pizza tampoco es una buena idea, de paso) y otra muy distinta empezar a decir que los potenciales inversores son paramilitares.

Cual es su fuente? Cuales son sus pruebas? Acaso sabe los nombres de las empresas interesadas? De sus socios principales? No creo. Simplemente es una opinion infundada.

Maldoror dijo...

Apelaez_

Curiosamente antes de publicar su comentario escribí en su blog respondiendo. Pero resumiendo, y abajo en entradas anteriores ud puede verlo (los videos sobre la palmicultura y su relación con el paramilitarismo y el desplazamiento de campesinos).

Mediaciones Comunicativas dijo...

Saludos desde Bogotá
Lastimosamente la situación de la distribución de la tierra ha sido un problema predominante a través de toda nuestra historia.
Legitimar las tierras es una tarea del gobierno, ya que él mismo está legitimando las acciones que van en contra del pequeño propietario, del campesino y en general de la clase menos favorecida.
Es una historia que se repite a diario y no podemos seguirnos condenando al despojo, a la barbarie, al sometimiento de una clase dominadora que cada día contribuye más para que nuestra soberanía, riqueza y dignidad siga siend mancillada por unos pocos que poseen el poder.