jueves, 13 de septiembre de 2007

Sobre la pelea del Polo y el miedo a sonar como el otro

La pelea en el Polo Democrático parece ponerse cada vez peor, y seguramente los enemigos de la izquierda en Colombia no caben de la dicha, pues no sólo tienen su prueba de que un sector importante supuestamente “ama a la guerrilla” sino que el partido amenaza con romperse desde adentro: matan dos pájaros de un tiro.


Por ello me gustaría comentar dos cosas. Por un lado escuché las entrevistas que les hicieron en la W a Carlos Gaviria y a Gustavo Petro el día de ayer, y me dejaron un mal sabor. Carlos Gaviria por un lado acusa a Petro de querer montar “el ala uribista del partido”, lo cual es perfectamente ridículo después de lo que todos hemos visto con sus debates sobre la parapolítica y lo duro que le ha dado al gobierno desde hace muchos años. Por otro lado Petro se quejó con toda razón de lo absurdo de la posición de mucha gente en el partido (¡Ay Dussán!) que fueron incapaces de apoyarlo luego de que las FARC la emprendieran contra él y amenazaran su vida. Y sin embargo lo que no me gustó de Petro fue su tono: todo lo que dijo de las FARC es cierto, pero el tono exaltado y el torrente de epítetos que lanzó contra la guerrilla parecían buscar un beneficio político. Creo que a Petro le habría convenido más usar su usual tono calmado y analítico, que ese siempre ha sido su fuerte para darles en la cabeza a sus enemigos.


Por otro lado toda esta pelea me dejó una reflexión. Aquellos que condenan a Petro en el Polo, lo hacen porque temen que parte de su discurso suene como el de Uribe, tanto por forma como por contenido. Cierto que cuando Carlos Gaviria dijo que Uribe estaba “creando el ala uribista del Polo” se refería específicamente a una entrevista que Petro dio a la Revista Cambio, y en la que dijo que el Polo estaba equivocado en enfocarse exclusivamente en ser un alternativa a Uribe. Pero sería tonto desestimar el valor que para Gaviria y otros integrantes del Polo tiene la reciente pelea de Petro con las FARC. Petro no sólo les sonó a ellos como Uribe, sino a muchos otros, incluyéndome a mí.


Pero independiente de cómo Petro suene, lo que dijo es cierto. Muchas de las acciones de las FARC son condenables y al igual que la organización lo es por practicar actos como el secuestro o matar a la población civil. Y el Polo comete el mismo error que cometen usualmente los uribistas: por temer quedar identificado con el otro bando, asumen una posición absurda y acritica.


Un ejemplo de lo anterior es la lucha armada. En este país se convirtió en un “mantra” incuestionable en que “la lucha armada no conduce a nada” “que no hay ninguna justificación para la lucha armada”. Ese discurso ha calado en todos los sectores políticos, incluido el mismo Polo. Y desde luego cualquiera que ose cuestionarlo no es menos que un guerrillero o un simpatizante de la guerrilla.

Pero el problema es que uno no puede extender una condena general a la idea de la lucha armada. La lucha armada es completamente legítima como una forma de auto defensa (como lo fueron inicialmente las FARC por ejemplo). Es completamente legítima si se da contra un Estado ilegitimo (valga la redundancia) o contra uno manifiestamente opresivo. Y para el caso colombiano está plenamente justificada para una lucha armada, considerando que ese Estado ha contribuido directa o indirectamente en el desplazamiento de millones de campesinos sólo en los últimos 50 años, al igual que ha sido cómplice en el robo masivo de tierras que esos desplazamientos han causado.

El problema, claro está, es que las FARC han perdido toda autoridad para presentarse como los legítimos actores de ese alzamiento por sus propias acciones. Pero eso no quiere decir que las razones no sigan existiendo y que si otro grupo de origen campesino se sublevara contra el estado, no estaría en su derecho de hacerlo (la comunidad de San José de Apartado es un buen ejemplo de eso, aún cuando su rebeldía no sea de carácter bélico; lo cual sugiere que aunque la lucha armada este justificada, no quiere decir que sea la mejor estrategia a seguir).

Y de la misma manera el hecho de que Uribe carezca completamente de autoridad para denunciar a las FARC, eso no quiere decir que nadie pueda y deba hacerlo. El Polo no debe temerle a la verdad, como lo hacen los uribistas, sólo por el temor de oirse como Uribe y por ende pensar que se está de acuerdo con él.

Eso era todo…ah si…senador Petro, señor Carlos Gaviria…No vayan a arruinar la unidad del único y frágil partido de izquierda que hay por una pelea pendeja. Laven esos trapos sucios en casa de la única manera que deberían hacerlo: dialogando




Tiempos aquellos....

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues si... estamos contentos. Eso demuestra que esa gente no esta hecha pa gobernar... sólo pa sacar votos irrelevantes

HJC

La Norte dijo...

Sergio,

Muy buen post; comparto mucho de lo que ud dice. Le dejo dos preguntas:

1. Si Petro sono como Uribe, entonces cual seria la manera correcta de referirse a las FARC?

2. Yo tambien veo un cierto interes politico (lease, electoral) en las declaraciones de Petro...pero...es eso del todo malo? Partiendo de la base de que el Polo en este momento no tiene mayoria, es claro que tienen que incrementar su base electoral si quieren tener aspiraciones serias. Hasta ahora el apoyo que han logrado ha sido presentando una propuesta diferente, pero no es suficiente. El grueso de la poblacion necesita ver declaraciones como las de Petro (con todo y su tono uribista e interes electoral) para ver una verdadera separacion entre el Polo y las FARC. Porque no nos digamos mentiras, el colombiano promedio (o por lo menos el que colombiano promedio que vota) odia a las FARC. Asi las cosas, creo que a veces se necesitan jugadas como esta para hacer girar las cabezas. Ese es el juego de la politica.

Jere Behrman dijo...

Eso les pasa por pluralistas. Dussan y Gaviria acaban de dar el mejor argumento a favor del cliche "los del Polo son guerrilleros". Aunque tengo que aceptar que el mensaje de Petro es muy poco creible.

Apelaez dijo...

El Polo tiene que responder dos preguntas:

1) Si considera legitimo el uso de la fuerza contra un gobierno ilegitimo y

2) Si este gobierno le parece ilegitimo.

Con eso nos vamos entendiendo.

Maldoror dijo...

La Norte:

1. El punto es inexpresable. No son tanto las palabras, sino el tono (de discurso "ventijuliero") y el orden (la andanada de épitetos). Por eso dije que le hubiera convenido más su tono de analisis certero y lógico, que es el que siempre ha usado contra el gobierno o los paras.

2. Vuelvo y reitero, que es una cuestión de tono. Si Petro quería marcar distancia de las FARC eso me perece un jugada política válida. Pero no se justifica imitando el estilo del adversario

Apelaez:

Si yo fuera el Polo respondería a las dos preguntas con un rotundo "Si" y le añadiría un sonoro "¿Y?"

Felipe dijo...

Pelando el cobre, Sergio. El Polo de hoy en día no tiene futuro, y no lo tiene porque es una mezcla de todo. Igual que el partido de la U no tiene futuro. Lo único que une al Polo es el odio a Uribe y las ganas de llevarle la contraria en todo; Uribe es lo que mantiene al Polo, sin Uribe no hay Polo. Se dividirían en por lo menos dos partidos, uno más de centro y acorde a la realidad y otro de extremistas como Gaviria y Dussán.

No entiendo por qué critica tanto el paramilitarismo si le parece tan lógico alzarse en armas. Al fin de cuentas los paras se alzan para buscar la protección que no les daba el gobierno, no? Pero bueno, así es la izquierda, incoherente. Las armas son un medio justo cuando las alzan de ese lado; pero si las coge alguien de la derecha es un homicida.

Maldoror dijo...

Felipe:

1- Ciertamente el odio a Uribe actúa como un factor de unidad del Polo. Pero creo que la izquierda en Colombia tiene más factores de unión ideológica (reforma agraria, justicia social, anti capitalisms etc) de lo que tendrá el partido de la U. Su comparación en ese punto me parece superficial.

2. Sobre lo de los paras. Partamos de que los paras NO son alzados en armas contra el Estado, y que históricamente han operado como colaboradores de este, no sus adversarios. Segundo, si los paramilitares fueran sólo una autodefensa contra los abusos de la guerrilla, yo no tendría problema con eso. Pero evidentemente son mucho más que eso: son un ejercito privado al servicio de los grandes terratenientes y de narcotraficantes que sirven a sus propios y criminales intereses (entre ellos la expansión de sus tierras a costa de las que roban a los campesinos). Finalmente, creo que ud no leyó porque considero que existen razones legitimas para los campesinos para sublevarse contra el Estado y veo que ignoró la distinción entre esa sublevación legítima y lo que hace la guerrilla. Lo invito a leer con más cuidado lo que escribo.

Apelaez dijo...

Entonces porque no se deja de maricadas y compra un Ak 47 y se va al monte?

Ah no? no es "estrategico".

Anónimo dijo...

Qué es para Alejandro un "gobierno legitimo"? Qué uno democratico?

o-lu

Anónimo dijo...

PS: De Pol Pot a las Farc hay como varios millones de muertos de diferencia.

o-lu

Maldoror dijo...

Alejandro:

Primero, por que yo soy un burgues citadino y no un campesino desplazado por la violencia. Y segundo, porque si ud no se ha enlistado en nuestro glorioso ejercito nacional (a pesar de defender la legitimidad del estado colombiano para solucionar este "conflicto" que no es conflicto a bala), no veo que carajos hace en la vida exigiéndole coherencia a alguien, honestamente.

Anónimo dijo...

Uy... van respondiendo a quemarropa Alejandro y Maldoror. Creo que lo 1° es definir los conceptos (qué es "legitimo")? Lo 2°, preguntarse qué se deduce del juicio que salga ahi.
Sobre lo 1°: Se sostiene el gobierno "a punta de mentiras", como dice Zuleta? Trampeo el gobierno para llegar al poder (por ej., acomodando votos, o cambiando las reglas de juego --por ej. aprobando la reeleccion?) Es un gobierno que representa a todos los sectores sociales? O es un gobierno que representa y se beneficia del apoyo de x congresistas implicados en paramilitarismo y narcotrafico? Es un gobierno democratico, que busque disminuir la brecha social? O es un gobierno de privilegios? etc etc

A partir este tipo de preguntas, me parece, se puede ir caracterizando el gobierno y quiza llegue uno a una respuesta mas coherente o mas argumentada.

De ahi se pasa al punto 2.
Por el estilo, "Si el gobierno es legitimo/ilegitimo, qué tipo de acciones debo emprender?" (y hablo aca como ciudadano X, o sea como un ciudadano que filosofa, es decir sin meterle clases sociales --sin decir "como burgués de la capital", etc etc

qué dicen?

o-lu

Anónimo dijo...

El asunto es muy de fondo.

Cómo hemos de tratar a las FARC (o a los paras o a cualquier otro grupo o amenaza) es un tema propio del debate democrático. Desde hace mucho tiempo digo que si el Polo Democrático quiere ser una alternativa seria, tiene que darse la pela y debatir qué hacer frente a las FARC, y ofrecerle al país su propuesta. Diálogo, de pronto, pero sabiendo que las FARC no es un puro actor político -- con el que se pueda tratar sólo políticamente.

Uno no puede tapar el sol con las manos y negar que hay motivos de lucro a toda costa que empujan a los guerrilleros de las FARC, como individuos y como frentes y como grupo completo, a violarle sus derechos a la otra gente, matando, robando, secuestrando, intimidando, muchas conductas condenadas por el derecho de gentes.

Esas conductas han de ser detenidas y prevenidas, por el diálogo o por la fuerza. De acuerdo, hay que ejercer la proporcionalidad, no serán Pol Pot, pero están más cerca de Pol Pot que de Martin Luther King, así que discutamos qué castigo es apropiado.

Y sobre la ilegitimidad, Uribe representa la hegemonía de un grupo tenebroso, lo peor de la clase política en Colombia. Pero aún así, y contando el fraude y tal, el tipo salió elegido con muchísimos más votos que sus contrincantes, en un proceso electoral con cierta limpieza, y eso lo hace legítimo. Podemos cuestionar la legitimidad de muchos de sus congresistas, por sus votos. Y si hubiera sido una votación apretada, le acepto, pero no fue así. Si de nuevo cuestionamos que los votantes no son sino una parte de la masa teórica, pues digo que los partidos opositores tampoco conquistaron a esas masas no votantes.

Considerar que el uribismo es ilegítimo es un salto lógico de profundas consecuencias, y tiene que ser muy bien argumentado. Será tenebroso, podrá ser ilegítimo regionalmente (y ante esa ilegitimidad ha de actuar el sistema de justicia y el pueblo en las calles), pero nacionalmente no lo es.

Anónimo dijo...

Algo más, lamento la superficialidad del cubrimiento periodístico del asunto, por ejemplo en Semana, (que si van a formar Guantanamera, que si Maria Emma, etc).

El problema es de fondo: cuál va a ser la estrategia de un partido de izquierda democrática (Polo, PSOE, IU, etc) frente a un grupo terrorista y delincuencial con antecedentes y reclamos políticos (FARC, ETA, IRA, etc).

-Juan Zuluaga

Anónimo dijo...

Y la anterior (cómo prevenir y castigar la conducta criminal de las FARC) no es pregunta retórica, sino una que el Polo Democrático y la comunidad nacional e internacional tiene que discutir y responder de manera muy concreta.

En todo caso, buena por Petro.

-jz

Anónimo dijo...

Les digo qué pienso sobre la relacion (i)legitimidad/lucha armada:
-Uno puede considerar que el gobierno Equis es ilegitimo en mayor o menor grado.
-Teoricamente, esto implica, a nivel personal que, uno se alce en legitima defensa o considere que tal accion es legitima.
-Pero viene la etapa "confrontacion con la realidad": tras 40 o 50 anhos de "lucha armada", uno saca un balance: en Col la lucha a. le ha servido mas a los intereses de los poderosos y ha fortalecido las mafias que a los intereses del pueblo y de las mayorias. Ha mantenido a jefecillos, se ha degenerado, etc etc.
-De donde sale la inferencia: "Yo no apoyo la l.a.. Porque si la historia ensenha algo, es que su practica es contraproductiva y degenerada. No la condeno en cuanto a principio (nivel filosofia politica), sino en cuanto a su practica".
-En un pais como Colombia, adicionalmente, esta el precedente de la UP. El ciudadano consciente dice: "Razon de mas para que el PDA busque separarse de la l.a".

Ahora, las 2 preguntas que formula Zulu me parecen centrales. Me gustaria ver qué dicen Sergio y A. Pelaez.

o-lu

Maldoror dijo...

O Lu:

Desde mi posición, todo estado es en últimas ilegtímo pues está basado en la fuerza y el robo. Pero estoy más que conciente de que dicha posición es bastante poco popular y demasiado larga de argumentar. Pienso que la cuestión de la ilegitimidad del estado colombiano está dada en su directa colaboración con actividades criminales en el campo colombiano: violencia (torturas, intimidación, masacres) desplazamiento y robo de tierras.

Anónimo 9:19:

Creo que la cuestión de la ilegitimidad de Uribe está dada a su relación con los paramilitares, independiente de si su elección fue holgada. Es básicamente el hecho de tener un presidente que, en el mejor de los casos, ha apoyado por omisión y ha sido apoyado por criminales de la peor ralea (paramilitares) ¿Ud reconocería un presidente con esas relaciones independiente de los votos que haya sacado?

Anónimo dijo...

Les pido que consideren lo absurdo de traer a colación la discusión ética sobre la rebelión contra la ilegitimidad.

Como ejercicio mental o filosófico, pues hasta sí, mucha gente razonable va a decir que es justificado y explicable que algunos se rebelen ante un gobierno ilegítimo.

Pero esa es una hipótesis ética extrema, parecida a la discusión de si se puede torturar a un fulano que sabe dónde está una bomba a punto de estallar.

Resulta que no, que este no es tal caso ético extremo. No puede uno justificar la calculadora criminalidad inmoral de las FARC haciendolas aparecer como este actor ético sin alternativa ninguna. Todo lo contrario.

Los reclamos políticos de las FARC, muy válidos, discutámoslos y aceptémoslos.

La amenaza criminal de las FARC, a detenerla, como sea necesario.

-jz

Maldoror dijo...

Jz:

En el fondo no es una discusión tan abstracta como ud cree, porque mal que bien la ilegitimidad del Estado la han tenido que sufrir sus ciudadanos en carne propia.

Por otro lado, contrario a lo que ud piensa, eso no tiene nada que ver con la justificación de las FARC. Las FARC son tan ilegitimas como el estado que quieren combatir en mi opinion.

Héctor Barceló dijo...

Me gustaría que publicaras un artículo donde expliques el tipo de sociedad ideal que debería existir, según tu criterio. Es difícil imaginar una sociedad sin Estado y sin autoridad.

Con respecto a Petro, pienso que se está dando cuenta que su partido, el PDA, está absolutamente errado en su estrategia de conseguir el poder. En efecto,el Polo se ha entregado a una fijación enfermiza en la figura de Alvaro Uribe, olvidando el debate ideológico y temático.

Petro no está formando ninguna ala uribista dentro del Polo, simplemente está diciendo que la izquierda colombiana debe sintonizarse con el grueso del pueblo acercándose al centro.

Y esta advertencia ya la había formulado hace rato Lucho Garzón.

DIPLOCODO dijo...

¿Que el actual gobierno es el culpable del fenómeno masivo de desplazados?

No.Los culpables del desplazamiento son las FARC, el ELN y los Paras. No el gobierno del Dr Uribe, que sólo está cumpliendo con el deber institucional de preservar el orden público en la nación.

Qué forma más extraña de ver la realidad tienen estos ilustres pensadores de izquierda. Por más que los leo, no puedo darles la razón. Sencillamente no la tienen.

Maldoror dijo...

Diplocodo:

Me cogió un poco fuera de base, porque hace rato no miraba esta discusión.

Pero quizás valdrían unas consideraciones:

1- En los años del gobierno de Uribe el desplazamiento forzado ha seguido existiendo: más o menos, pero ahí continua. Y muchos de los responsables están ligados al gobierno: fumigaciones de cultivos "ilicitos", palmeros y latifundistas de diversa indole financiados por el gobierno ligados al desplazamiento, y si como ud dijo, paras, bastante ligados al entorno político de Uribe. A eso súmele la política sobre tierras de este gobierno, que es básicamente una legitimación de años de despojos antes y despúes de Uribe.

2- Uribe fue gobernador de Antioquia en un de los momentos más terribles de la violencia armada en ese país y en Colombia. Uribe defendió las llamadas Convivir, que luego resultaron estar ligadas a grupos paramilitares. Uribe nunca movió un dedo - y de hecho luego homenajeó- al general Rito Alejo del Río, una persona acusada por multiples fuentes - victimas, ex paras y compañeros castrences- de haber cometido y condonado toda clase de masacres cometidas por paramilitares.

Quizás eso lo ilumine un poco de porque la izquierda si tiene razón despúes de todo, al menos en ese punto.

jjfelipe dijo...

Muy buen articulo y mejor análisis político te felicito por el buen contenido de este articulo, voy a mirar los demás a ver que tal.

Un saludo

!Abando la ignorancia y toma posición!
"Enseña lo que sabes, aprende lo que no"