viernes, 21 de diciembre de 2007

Estados Unidos cada vez da más miedo....

Cuando los medios empiezan a apoyar las formas de barbarismo abiertamente, es decir, que en el discurso público se torna aceptable el chauvinismo y la tortura como formas de enfrentar a la inmigración y el terrorismo, entonces las cosas van mal. Al menos esto es lo que me sugiere estos dos videos que verán a continuación.

El primero es el de un ex veterano de guerra en la guerra del Vietnam, que se indignó al ver que un inmigrante pusiera la bandera de México a ondear por encima de la "old glory". Furioso y filmando su acto, baja la bandera, la corta y se la lleva consigo jurando que no "va a devolverla". El video fue enviado a un noticiero, quién no mostró ningún molestia por el robo y la intimidación a la que fue sometida el inmigrante, y en cuya nota se limitaron a señalar, mintiendo además, que tener la bandera mexicana sobre la americana era "ilegal". (Agradecimiento a Charles Johnson por el dato)

El segundo video es es Bill O´Reilly justificando la tortura de los detenidos por terrorismo, por razones de "seguridad nacional". Lo más triste es que O Reilly discute con un abogado que se opone a semejante forma de barbarismo, pero que al final se queda callado, casi que una resignación estoica. (Dato gracias a The Osterley Times)




miércoles, 19 de diciembre de 2007

Algunas lecturas recomendadas de fin de año

1) Interés privado y acción pública del economista Albert Hirschman. El libro es un ensayo extenso sobre las motivaciones que llevan a la gente de la vida privada y a la vida pública, y de su deambular cíclico entre ambas.

2) The Sicilian Mafia: The business of private protection, del sociólogo Diego Gambetta. Ya un clásico, y muy útil para pensar lo que ha pasado acá tanto con la mafia como con los paramilitares, aunque sean casos distintos.

3) Un par de ensayos por Murray Rothbard y del economista Jesús Huerta de Soto delineando algunas diferencias entre la economía neoclásica tradicional y la escuela austriaca. El de Rothbard es un ensayo sobre Milton Friedman, y aunque admito que mucho de la terminología económica no me es del todo clara, muchas de las críticas fundamentales son claras para los no economistas, incluida la acusación fundamental de que Friedman no era sino otro Keynesiano más. El de De Soto es una comparación metódica entre ambas escuelas. Afortunadamente no todos los “neoliberales” son iguales y no todos son “neo” definitivamente.


martes, 18 de diciembre de 2007

Más sobre la palma africana

El primero es un video sobre el modelo de cultivo y sus consecuencias para el medio ambiente. entre otras cosas. El segundo es un pequeño documental realizado por la diocesis de Quibdó sobre el cultivo de la Palma y de como los palmeros en conjunción con paramilitares están desplazando a gente en el Chocó y de como despúes usan a los desplazados como mano de obra para su negocio. Valen la pena.



domingo, 16 de diciembre de 2007

Palma Africana, violencia, desplazamientos y resistencia

Fragmento de un documental con testimonios muy dicientes sobre el robo sistématico cometido por latifundista, empresas cultivadoras de palma y paramilitares en complicidad con el Estado colombiano, en el departamento del Chocó. Tanto tierras comunales como privadas están siendo robadas y sus dueños desplazados o asesinados, en nombre del proyecto agrícola del Estado y los matones a quienes sirve.



Cortesía de la gacetilla

sábado, 8 de diciembre de 2007

Cuando la historia no sirve para nada

Definitivamente hay cosas en que apelar a argumentos históricos no sirve para absolutamente nada. Tomemos como ejemplo el debate en los Estados Unidos entorno a los derechos de los homsexuales - para casarse específicamente - que se ha visto avivado por una serie de argumentos históricos en torno a la cualidad legal del matrimonio. Una reciente columna en el New York Times de la historiadora Stephanie Cootnz al respecto, inicia con una pregunta y responde a otra: “WHY do people — gay or straight — need the state’s permission to marry?” para luego proceder a llenarnos de ejemplos históricos de como el matrimonio era una actividad libre de la interferencia estatal hasta entrada la edad moderna. El artículo suscitó la respuesta de los conservadores, en voz está vez Michael Fragoso – un estudioso del medioevo de Princeton-, en el que trata de negar la veracidad histórica de los puntos de Cootnz.

Tras de llegar a la dudosa conclusión de que entre más estaba relacionado el matrimonio con el estado, “más libertad tenían los hombres y las mujeres”, y de racionalizaciones repugnantes sobre la naturaleza de las restricciones estatales sobre los matrimonios (“para proteger a las mujeres de los bigamos desvergonzados….”), Fragoso, al igual que Cootnz, no nos responden la pregunta inicial “¿Por qué se necesita permiso del estado para casarse?”. Decir que las restricciones estatales al matrimonio no existían o existían a lo largo de la historia, no prueba absolutamente nada. Es como preguntarse por la validez de la institución de la esclavitud, y luego tratar de dirimir la cuestión analizando si los Estados han permitido a lo largo de la historia la existencia de esta (además adivinen que posición terminaría ganando….). La variación utilitarista que Fargoso trata de introducir en su argumento, “para proteger las mujeres…” “para ampliar nuestros derechos" [restringiéndolos], es sospechosamente hipócrita para un conservador que muy seguramente cree en una teoría deontológica o absolutista de la moral y los derechos; además, como todo buen utilitarismo, es incoherente. En el peor de los casos, si Fargoso tuviera razón, nos estaría diciendo que en efecto el Estado ha controlado, mayoritariamente en la historia, la vida de las personas con respecto a su derecho a casarse y escoger pareja. Lo que no nos ha dicho es que justifica éticamente dicha interferencia….

domingo, 25 de noviembre de 2007

sábado, 24 de noviembre de 2007

Notas en el tintero: Masonería, mujeres científicas, cultivo de palma, sociobiología y más masonería....

Bueno, he tenido descuidado un poco el blog, dado que he estado un poco ocupado con mi nueva vida como estudiante en un master de sociología en España. Tras un largo y agobiador proceso (por no decir, humillante), la embajada española me concedió la visa de estudiante, justo cuando ya casi había perdido las esperanzas de llegar (cuando me dieron la visa tenía casi un mes de retraso en mis estudios…). Y después hay quienes defienden las políticas migratorias de los países del primer mundo….

Bueno, vamos al grano:



1. Por estos días saqué un poco de tiempo, me pasé por el Corte Inglés (la tienda de departamentos española por excelencia) y obviamente no pude dejar de mirar que tenían en su librería. No pude dejar de notar con asombro y estupefacción la cantidad de libros sobre la masonería y teorías de conspiración alrededor de este grupo. En particular es notable la gran cantidad de libros escritos por la derecha española donde tratan de conectar a la masonería con el PSOE. Ejemplos notables de esto son:

- La conspiración masónica en España: de las primeras logias al gobierno de Zapatero, de un tal Ricardo de los Héroes….el título lo dice todo.

- El iluminado de Moncloa y otras plagas, de Pio Moa. El libro trae un apartado en su primer capitulo titulado “La masonería en rosa y negro”. Su autor es un connotado historiador español (inicialmente un comunista maoísta acérrimo, que luego migró a lo más rancio de la derecha, en una historia cada vez más familiar, según lo que he podido averiguar), famoso por sus trabajos sobre la guerra civil (desafortunadamente unos best seller), que al parecer son una apología del franquismo. Que susto estos “académicos” que todavía hablan de conspiraciones masónicas.

- Los Masones, de Cesar Vidal, que trae una historia de la masonería desde el neolítico (¡¡!!) hasta, claro está, la guerra civil española….(nota, al parecer este señor Vidal y el anteriormente mencionado Pio Moa son bastante amigos y se dan coba el uno al otro…la reseña que hace el segundo en su blog del libro es bastante diciente)

Al parecer la derecha española no ha salido aún del neolítico, definitivamente…

2- En un tema más amable, hay que resaltar un par de excelentes artículos publicados en el portal de Equinoxio. El primero es un pequeño recuento hecho por Luis L sobre algunas de las mujeres científicas que han sido ignoradas por la historia y cuyos trabajos incluso han llegado a ser plagiados por sus congéneres varones. Para la próxima vez que les hagan la pregunta idiota “¿ay, si las mujeres son tan inteligentes, porque hay tan pocas metidas en la ciencia en comparación con los hombres?”

El otro artículo, de Marsares, es sobre el cultivo de palma africana en Colombia en el Guaviare, y de como un proyecto del gobierno al respecto tiene claras connotaciones latifundistas y pro paramilitares. Vale la pena echarle una leída.

3. El master que estoy viendo acá (Sociología aplicada) me ha parecido bueno en términos generales, aun cuando las nuevas disposiciones sobre educación hayan forzado a comprimir el tiempo que dura el master y por ende aumentar desmedidamente la intensidad del mismo (todo en nombre de reducir el gasto en educación y de los afanes tecnócratas de crear técnicos y no profesionales). Sin embargo para mi sorpresa han incluido una asignatura de “sociobiología” (no la llaman así pero es prácticamente eso). Yo pensaba que la sociobiología era perversa, pero después de verla expuesta en clase creo que me quedaba corto. Igual me acordé de una reciente entrada de Roderick Long en su blog con argumentos filosóficos muy interesantes en contra de semejante empresa. No está de más señalarla.



¡Salud!

lunes, 29 de octubre de 2007

En un colombiano también hay espacio para el humor (edición milica)


Apartes de su entrevista a la revista Cambio en la que se declara "victima del M-19", dada la investigación que le ha abierto la fiscalía por lo sucedido en el Palacio de Justicia en 1985; es muy larga para ponerla toda:

¿Cómo interpreta la captura de los coroneles (r) Alfonso Plazas Vega y Edilberto Sánchez Rubiano y de otros militares que intervinieron en la recuperación del Palacio?

Creo en su profesionalismo, en su entrega y en el papel determinante que cumplieron para nuestra democracia y la supervivencia del país. Lamentablemente a veces las cosas se vuelven contra las realidades procesales. Al Estado le corresponde hallar al responsable y no al revés: que a uno le toque demostrar que no es culpable. La carga de la prueba está invertida. [...]

¿A su juicio el país está en una onda revisionista?

Sí y debo hacer un gran esfuerzo para entender las enormes contradicciones del país. En mi caso, pocos días después del Palacio de Justicia me ascendieron a general de tres soles, el presidente Betancur me ratificó como Comandante del Ejército, meses más tarde el Congreso aprobó mi ascenso y menos de un año después me distinguieron como Ministro de Defensa. Ahora acaban de compulsar copias para que me investiguen. Insisto en que es algo que no entiendo por más que lo intento. Siendo víctima del M-19, es muy triste que ahora aseguren que soy su victimario. Eso es producto de la inseguridad jurídica generada por las presiones de muchos sectores, de ONG enemigas, muchas de ellas europeas sin idea de nuestra idiosincrasia, de nuestras costumbres y de cómo nos hemos formado en medio de guerras y guerras. [...]

¿Entonces quién se comunicó con el presidente Betancur?

El Ministro convocó de urgencia a todos los comandantes de fuerza. Una vez reunidos en la sala de conferencias del Ministro, éste se comunicó en varias oportunidades con el Presidente para darle un parte de la situación. Escuché en varias oportunidades, seguramente atendiendo preguntas del Presidente, cómo el general Vega explicaba que sus instrucciones incluían la urgencia de salvaguardar la vida de las personas tomadas en calidad de rehenes. Desde el primer momento supimos que los terrorista eran del M-19, un grupo de amplia trayectoria criminal que había asesinado al líder sindical José Raquel Mercado, había robado la espada de Bolívar y las armas del cantón norte, entre otras fechorías. Ese era el enemigo a enfrentar, no los magistrados de la Corte Suprema o del Consejo de Estado o los funcionarios judiciales, y mucho menos los empleados de la cafetería. [...]


Pero todo indica que hubo un uso excesivo de la fuerza.

En la operación militar no hubo uso excesivo de la fuerza, si consideramos el número de hombres que participaron. En el combate dentro del edificio intervinieron grupos pequeños, porque de lo contrario la Fuerza Pública hubiera sido masacrada. No conocíamos la edificación por dentro y ni siquiera disponíamos de planos.

Pero el despliegue de tanques fue excesivo.

El número de uniformados que intervino en el combate directo fue normal. Fueron usadas las armas que la Nación nos dio para su defensa, incluidos los vehículos que ingresaron al edificio tumbando la puerta principal. En medio de la incertidumbre, la operación fue organizada. Las tropas no se lanzaban al sacrificio. Por el contrario, lo hacían con cautela, protegiéndose y de ninguna manera a la topa tolondra.

¿Por qué meter tanques al Palacio?

Porque la situación así lo demandó.

¿Cuál fue la orden concreta que recibió el general Arias?

Desde el primer momento la orden fue rescatar a los rehenes, y para liberar a los rehenes había que dirigir unas acciones contra los captores. [...]

¿Qué pensó en su despacho cuando el presidente de la Corte, Alfonso Reyes Echandía, pidió por radio la suspensión de las operaciones?

Me pareció muy dramático pero lo que él pedía sólo el Presidente podía resolverlo.

Entonces se habló de una especie de golpe de Estado...

El Presidente siempre permaneció en la Casa de Nariño ejerciendo la plenitud de sus funciones y su responsabilidad como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas. Es tan claro que no hubo golpe, que a pesar de todas las investigaciones disciplinarias y penales adelantadas, en ninguna encontraron elementos de juicio para abrir un proceso por sedición, rebelión militar o desobediencia. [...]

Las investigaciones recientes indican que algunas personas que ingresaron vivas a la Casa del Florero desaparecieron...

Esas investigaciones las adelantaron en su momento la Procuraduría Delegada para las Fuerzas Militares y el Procurador de la época y entiendo que no llegaron a tener evidencias que confirmaran eso. Lo propio hicieron la Justicia Penal Militar y la ordinaria. Insisto: el objetivo durante la operación no fueron los empleados de la cafetería.

En el expediente hay evidencias de personas que salieron vivas y luego no se supo más de ellas...

No puedo asegurar si salieron o no con vida. Siempre me he planteado un interrogante al que no le he hallado una explicación razonable: ¿qué interés podían tener para la Inteligencia militar los empleados de la cafetería? Interrogarlos, identificarlos, pero, ¿algo más? ¿Qué interés podíamos tener en ellos? Es difícil entender. También hablan de un magistrado que salió vivo y luego apareció muerto adentro. ¿Qué interés podía tener el Ejército en desaparecerlo? [...]


Esas cartas hoy no sirven de mucho. La Fiscalía parece convencida de que el Ejército se extralimitó y de que también es responsable del trágico desenlace.

La opinión ha cambiado mucho. Los jóvenes de esa época, de 15 o 18 años, no vieron nada o no entienden la trascendencia de lo que pasó. Esas personas hoy tienen 37 años o más y lo único que conocen es que hay una justicia espectáculo que manipula a la opinión pública.

¿Por qué cree que la opinión ha cambiado?

Porque ahora no ve la amenaza que entonces se percibía claramente. La situación era crítica: el M-19 invade Chocó, se toma Cauca, ingresa armas que caen en el río Orteguaza y luego se toma el Palacio de Justicia. Las acciones de esos terroristas implicaban un enorme peligro para la democracia. Pero más que un cambio de la opinión diría que se trata de una distorsión de la opinión.

¿Teme que la Fiscalía ordene su detención?

Una aberración jurídica como esa no puede darse. La Fuerza Militar cumplió su función con lealtad y compromiso. [...]


¿Se puede ser más cínico?

domingo, 28 de octubre de 2007

Una cucharada de su propia medicina...

Y ganó Samuel Moreno en Bogotá. Y ganó a pesar de que sus detractores se cansaron de denunciar su falta substancia, lo vago de sus promesas (o lo irrealizables de las mismas), sus alianzas políticas dudosas al igual que la hipocresía en parte de su discurso. Todas razones legítimas para oponersele. Ganó incluso a pesar de la salida en falso de hace una semana en la que dijo que "compraría votos" (de hecho, su apoyo pareció aumentar tras este incidente con respecto a lo que las encuestas decían). Y sólo me queda pensar que por fin los uribistas, la derecha y el establecimiento de este país (que en su mayoría apoyaron la candidatura de Peñalosa) puedan entender el absurdo que es que el candidato al que aborrecen con toda la razón, gane y reciba el apoyo popular a pesar de dar muestras de ser completo infeliz. Yo llevo viviéndolo desde 2002 con Alvaro Uribe Velez.....

jueves, 25 de octubre de 2007

Vías de hecho y legítimidad

Mucho se ha hablado sobre la reciente metida de pata de Samuel Moreno en el último debate entre candidatos a la alcaldía de Bogotá. No es la intención de está entrada venir a disculpar a Moreno, quién lidera una candidatura vacía y llena de promesas que no nos ha dicho como va a cumplir. Lo que dijo el anterior domingo, o demuestra que es un corrupto que está dispuesto a comprar votos o simplemente que es un estúpido que no es capaz de escuchar una pregunta y responderla con calma.

Sin embargo, y en la recta final para las elecciones, le ha surgido otro nuevo escándalo a Samuel. En un programa televisivo de hace 12 años con Pablo Laserna, Moreno justificaba el uso de las vías de hecho para defender un triunfo electoral (obviamente hablan de las elecciones de 1970 y el posterior surgimiento del M-19).

Paulo Laserna: Me llama la atención una cosa que usted comenta: el M 19 se creó para defender un eventual triunfo electoral. ¿A usted no le parece que en las condiciones del país, en aquel entonces y hoy, es un poco traído de los cabellos crear una fuerza militar para defender un eventual triunfo?

Samuel Moreno: No, porque si nosotros hubiéramos tenido un brazo armado el 19 de abril de 1970...

Paulo Laserna: ¿Violencia en las calles?

Samuel Moreno: Violencia en las calles no. Legitimidad

Paulo Laserna ¿Pero con armas en manos de los particulares?

Samuel Moreno: Los factores de poder y la legitimación tienen necesariamente que respetarse y muchas veces la gente tiene que acudir a las vías de hecho para hacer respetar sus derechos.

Paulo Laserna: ¿A usted le parece que en las elecciones pasadas, que hubo una diferencia tan pequeña, deberían haber tenido un movimiento armado los perdedores para defender lo que creyeron que era su triunfo?

Samuel Moreno: No, porque el resultado de la elección pasada así haya sido estrecho fue limpio, transparente, allí no hay ninguna duda de lo que fue un resultado que acredita hoy como presidente de Colombia a Ernesto Samper.

Paulo Laserna; Si las vías de hecho tienen una justificación ¿Usted cree en el dictador bueno?

Samuel Moreno: Claro que sí. Y si usted analiza diferentes fenómenos en América Latina, los dictadores a veces hacen muchísimo o más que los demócratas, y a veces los demócratas son mucho más dictadores de los que se llaman dictadores.

Paulo Laserna: Las reglas de la democracia deben respetarse dentro de los canales institucionales y las fuerza institucionales que han legitimado las urnas. Usted es una de esas fuerzas legítimas. ¿Tener gente armada ejerciendo los resultados electorales no es absurdo?

Samuel Moreno: No es absurdo desde ningún punto de vista. Cuando se va detrás de un objetivo y es precisamente el de llegar a la Presidencia o llegar al poder o tener unas metas claras en la vida, la verdad es que de pronto las vías de hecho son necesarias, son peligrosas, pero necesarias.

Paulo Laserna: ¿No es suficiente un Ejército para garantizar esa legitimidad?

Samuel Moreno: No porque a veces el Ejército está en complicidad con el establecimiento.

Ignacio Greiffenstein: Pero es que el Ejército es parte del establecimiento...

Samuel Moreno: Claro, precisamente, entonces no significa garantía para el ciudadano común y corriente.

Viendo esta conversación, creo que Moreno se equivoca firmemente en pensar que la legitimidad proviene de la boca de un fúsil ( o de varios); mucho peor cuando Moreno sale a defender a los dictadores (lo que si debería ser un verdadero escándalo). Pero hay algo que no deja de sorprenderme y es que sus contradictores (Laserna y los actuales medios de comunicación que están utilizando el "escándalo" de esta grabación) comparten la misma lógica de Moreno. Si mal no recuerdo el Estado colombiano recurrió a las vías de hecho para legitimar lo que a todas luces fue un fraude electoral ,aplicando incluso un toque de queda ¿Qué diferencia hay entre tener una banda armada dedicada a defender un triunfo legítimo a tener otra banda armada para legitimar un fraude? Para el señor Laserna, parece ser una cuestión de nombres: la segunda se llama "ejército nacional" en vez de "M-19" y pertenece a una organización llamada "Estado colombiano" y no a otra con el nombre de "ANAPO". Ergo la primera es "legítima" (así sea defendiendo un fraude) y la segunda es ilegítima (así defienda un triunfo electoral justo) ¿Por qué hay algo que no me convence en esta lógica?

domingo, 21 de octubre de 2007

Apuntes feministas de la semana....

1. Un nuevo estudio hecho por la Organización Mundial de la Salud sugiere que la prohibición del aborto no afecta el número de estos que son practicados, aunque si se correlaciona con los peligros que implica para la mujer tener uno cuando es ilegal. Espero que Monica Roa y José Galat hayan tomado nota...

2. Salió la nueva cerveza para las mujeres, la cerveza REDD´S. Los genios de la Saab Miller diseñaron una cerveza especialmente para las mujeres, quienes por el hecho de tener el cromosoma XX, quedarán enamoradas de su sabor (producto de un sistema de "filtrado especial"que hará que las féminas encuentren su sabor irresistible). Desde luego, papaya servida, papaya partida....

3- Y ya que hablamos de estrategias comerciales francamente ridículas y sexistas, bueno el comentario de Charles Johnson sobre la publicidad de ciertos vendedores de rifles en los Estados Unidos.


Tengo que admitir que me encantaría ver a nuestros "hombres de acero" con un rifle de estos tomandose una Redd´s en algún polvoriento pueblo colombiano...

miércoles, 10 de octubre de 2007

Sobre los nacionalismos en España....

Leyendo la última columna de Eduardo Posada Carbó sobre el surgimiento de un nuevo partido en España (la UPD, Unión Pogreso y Democracia), un partido fundado entre otros por el filósofo español Fernando Savater, no pude dejar de notar la insistencia central en su plataforma en rechazar los nacionalismos que pululan en España. En su manifiesto fundamental escriben lo siguiente, al respecto:
Para qué este nuevo partido La base de la ciudadanía democrática es la igualdad en libertad: iguales leyes para todos y todos iguales ante las leyes. Este objetivo exige, como es lógico, la cohesión institucional y simbólica del Estado encargado de definir y garantizar los derechos concretos de los ciudadanos. Pues bien, creemos que esa igualdad está hoy amenazada en España, fundamentalmente por culpa de los excesos de un modelo territorial sometido a constante desbordamiento por las pretensiones nacionalistas. Tales exigencias en perpetuo crescendo han contagiado en gran medida al resto de los grupos políticos dentro de cada Comunidad Autónoma. El separatismo –al menos retórico- es contagioso y los no nacionalistas se apresuran a mostrarse aparentemente tan identitarios como los demás, por miedo a perder los votos de una mayoría que no entiende ya la defensa de lo suyo más que como un desafío a lo de todos. En consecuencia, las atribuciones del Estado se desdibujan y cuando trata de imponer su autoridad parece que atropella los santos derechos regionales. En las escuelas se subrayan todas las diferencias como fundamentales y eternas, mientras se muestra lo común que nos une como algo impuesto y transitorio. Lo propio es siempre víctima de lo común, lo que no pertenece a nuestra demarcación no existe o es una amenaza. La bienintencionada descentralización autonómica se ha convertido en licencia para fabricar algo así como virtuales miniestados regidos por burocracias arrogantes, quisquillosas…e inamovibles. Esta peligrosa deriva se muestra especialmente dañina en lo tocante al uso y aprendizaje de la lengua española. Un Estado de Derecho necesita una lengua común, cuyo empleo no sólo es elección personal sino ante todo instrumento político para la realización dialéctica de la propia democracia.
Al parecer para el señor Savater y compañia, la "igualdad" es la homogenización forzada de los diversos grupos étnicos, lenguas y formas de gobierno que componen España, según los entandares impuestos desde Madrid, porque supuestamente sólo este puede salvaguardar las libertades básicas de todos. Y me queda la pregunta ¿Si a los señores de la UPD les molesta tanto el nacionalismo en España, porqué no comienzan denunciando el nacionalismo español?

domingo, 30 de septiembre de 2007

Video blogging: Palacio de Justicia, Anarquismo y libre mercado vs capitalismo

Tres videos interesantes que encontré en Internet:


1- Sobre un tema que ya había comentado: El video del magistrado Carlos Ignacio Urrán saliendo vivo del Palacio de justicia, y quién luego apareció muerto dentro de las ruinas de este, misteriosamente...



Y como "ñapa", un pequeño documental hecho por Hollman Morris en su programa de televisión Contravía, sobre los desaparecidos del Palacio de justicia y la forma en que el Estado colombiano ha ignorado el clamor de los familiares por la verdad. Partes 1, 2 y 3

2- Un conciso y claro video, tomado del show de Charlie Rose (en la PBS) discutiendo con el antropólogo David Graeber que es el anarquismo, perspectivas históricas del movimiento y su posición frente al tema de la globalización. Bastante claro.



(Créditos para Charles Johnson por el dato)

3- John Stwart le hace un par de preguntas con mucho sentido común al director de la reserva Federal de los Estados Unidos, Alan Greenspan, con respecto a su último libro. Estos economistas....



(Créditos para Brad Splanger por el dato)

viernes, 28 de septiembre de 2007

Mentiras y los mentirosos que las dicen (edición especial del espacio para el humor en Un colombiano más...)

Cortesía del príncipe reinante, Alvarito:

Hoy no hay paramilitarismo. Hay guerrillas y narcotraficantes. El término “paramilitar” se acuñó para denominar a organizaciones privadas criminales cuyo fin era combatir a la guerrilla. Hoy, el único que combate a la guerrilla es el Estado, que ha recuperado el monopolio que nunca debió perder.
No Alvarito, los paramilitares AUN existen en Colombia. No seas tan caradura

miércoles, 26 de septiembre de 2007

En un colombiano más también hay espacio para el humor

Escribe nuestro humorista favorito, Londoñito, en su última columna, sobre todo el escandalo del que he hablado en las dos entradas anteriores:

Aquí serían incapaces de insistir en ese debate, porque tendrían que rendirse ante las evidencias que el país conoce de sobra. Que los sindicalistas están protegidos como en ningún país del mundo; que el Gobierno respeta y estimula su actividad; que no hay un solo cargo serio que pueda sostenerse ahora en materia de persecución sindical, y que ni siquiera las dudosas estadísticas de otros tiempos pueden presentarse, ni de lejos, para insistir en que este es un detestable país donde se mata las organizaciones del trabajo y se persigue sin tregua a sus paladines.
El problema es que ya no da risa, sino pena y hasta rabia....mal, Londoñito, muy mal...

Más sobre el artículo de Gaviria y el "lado oscuro de los blogs"

Respecto a la entrada que escribí ayer, leo hoy en El Tiempo en una noticia en la que Juan Manuel Santos admite que Carlos Gaviria no escribió el artículo en The Guardian. Me llaman la atención dos cosas:

1. El cinismo del canciller Araujo, que en una nota adjunta (en audio) dice lamentar que Colombia sea visto como una país "perseguidor de los trabajadores", y tiene el descaro de decir que esa no es la realidad. Lástima que las cifras de asesinatos de sindicalistas desmientan la tierna imagen que tiene el canciller de Colombia.

2. El artículo cita a un "pionero del periodismo digital" que nos advierte que los blogs son la posibilidad del empoderamiento de las masas, pero que tienen su lado oscuro porque "pues permiten la publicación de información inexacta. "Un 'blogger' mentiroso no retendrá su credibilidad por mucho tiempo, mientras sus mentiras viajan por el planeta. Pero el problema es que para cuando una mentira es corregida, esta ya se ha propagado".

Menos mal que ese tipo de cosas no pasan con los medios tradicionales.

martes, 25 de septiembre de 2007

¿Cuál calumnia y cual infamia?

Según el gobierno nacional Carlos Gaviria, presidente del Polo Democrático, debe responder (al igual que una ONG) por un artículo publicado en The Guardian a nombre del primero, que insta a detener la ayuda militar del gobierno británico a Colombia y que hace varias denuncias sobre la situación del país. Me dio curiosidad mirar cual es el dichoso artículo, y helo acá:

Y leyendo el artículo veo que hace las siguientes afirmaciones:

1. Que Carlos Gaviria obtuvo el 22% de los votos en la elección del 2006, con una abstención superior al 50%. Lo cual es cierto.

2. Que según amnistía internacional, hubo amenazas de muertes activistas de derechos humanos, ONGs y estudiantes universitarios por parte de grupos paramilitares. Cierto también.

3. Que a los defensores de derechos humanos y a los lideres sindicales los persiguen de manera rutinaria en este país, y que en Colombia es donde más líderes sindicales se asesina en el mundo (y que en su mayoría han sido y son asesinados por paramilitares o el Estado mismo). Cierto sin lugar a discusión.

4. Que el asistente de la senadora Piedad Córdoba, Jaime Gómez, resultó muerto en circunstancias misteriosas, y que la comisión nacional de juristas consideró su muerte un asesinato. Otra vez, el artículo no miente.

Es en virtud de todo esto que el artículo pide que el Reino Unido le retire la ayuda militar a este gobierno ¿Y que tiene de malo? A si, que se le acaba la gasolina a Uribe para continuar la legitimación y consolidación de este nuevo país que los paramilitares y las elites han construido con tanto sacrificio y tesón. El único que debería ponerse bravo acá es Carlos Gaviria al que al parecer suplantaron poniendo su firma en un artículo que no escribió.

Esos sí, la gran conclusión de este incidente, es que nadie puede abrir la boca para decirle las verdades a este gobierno, porque no sólo se negaran a verla (como es usual), sino que se pondrán agresivos y empezaran a tratar de intimidar con su tono bravucón a quién haya cometido tamaña osadía.

domingo, 16 de septiembre de 2007

Traquetos Francia 1889

Cosas que se encuentra uno trabajando en un archivo. Me refiero a una carta del señor H Massmann, comerciante de Quinas en Paris, fechada del 2 de octubre de 1889. La carta inicia hablando sobre las informaciones que el cónsul colombiano en Paris, el botánico y médico José Jerónimo Triana (a quién va dirigida la carta), le había proveído sobre las quinas. Tras esto el señor Massmann escribe, visibelemente emocionado (si hemos de creer a la exclamación al final de la frase), lo siguiente [parte señalada en rojo en la imagen digitalizada adjunta] :

Colombia. Universidad Nacional de Colombia. Sede Bogotá. División de archivo. Fondo documental histórico José Jerónimo Triana. 2-07-B-3-06-09-02-030-032


Je lis aujourd´hui dans « Le Matin » que vous vous êtes également occupé de la cocaine un produit auquel je porte le plus grand intéret et dont je suis presque le seule fournisseur en France et à l´appui, permettez moi vous dire que l´année passée mon chiffre de ventes à attein 308 kilos !

Leo hoy en « Le Matin » que ud se ha ocupado igualmente de la cocaína, un producto sobre el cual tengo el más grande interés y del cual soy casi que el único proveedor en Francia, y para sostener lo anterior, ¡permitame decirle que el año pasado mi número de ventas llegó a los 308 kilos !

Sin lugar a dudas todo un traqueto de la época. Aunque no he podido encontrar rastros de sus eminentes actividades terroristas y criminales, que como buen narcotraficante debía cometer. Supongo que debe ser una misteriosa omisión de la historia, sin relación alguna al hecho de que no existiera algo como « la guerra contra las drogas » en la III República por aquel entonces. Eso sí, no podía faltar el colombiano ligado a esta oscura y sórdida historia, quién seguramente incitó al cándido e inocente señor Massmann a convertirse en un mafioso


Retrato hablado de Triana, conocido también como Alias el "yerbatero"

Tenga la amabilidad de renunciar señor Sarmiento


Ladrón descarado y sinverguenza

jueves, 13 de septiembre de 2007

Sobre la pelea del Polo y el miedo a sonar como el otro

La pelea en el Polo Democrático parece ponerse cada vez peor, y seguramente los enemigos de la izquierda en Colombia no caben de la dicha, pues no sólo tienen su prueba de que un sector importante supuestamente “ama a la guerrilla” sino que el partido amenaza con romperse desde adentro: matan dos pájaros de un tiro.


Por ello me gustaría comentar dos cosas. Por un lado escuché las entrevistas que les hicieron en la W a Carlos Gaviria y a Gustavo Petro el día de ayer, y me dejaron un mal sabor. Carlos Gaviria por un lado acusa a Petro de querer montar “el ala uribista del partido”, lo cual es perfectamente ridículo después de lo que todos hemos visto con sus debates sobre la parapolítica y lo duro que le ha dado al gobierno desde hace muchos años. Por otro lado Petro se quejó con toda razón de lo absurdo de la posición de mucha gente en el partido (¡Ay Dussán!) que fueron incapaces de apoyarlo luego de que las FARC la emprendieran contra él y amenazaran su vida. Y sin embargo lo que no me gustó de Petro fue su tono: todo lo que dijo de las FARC es cierto, pero el tono exaltado y el torrente de epítetos que lanzó contra la guerrilla parecían buscar un beneficio político. Creo que a Petro le habría convenido más usar su usual tono calmado y analítico, que ese siempre ha sido su fuerte para darles en la cabeza a sus enemigos.


Por otro lado toda esta pelea me dejó una reflexión. Aquellos que condenan a Petro en el Polo, lo hacen porque temen que parte de su discurso suene como el de Uribe, tanto por forma como por contenido. Cierto que cuando Carlos Gaviria dijo que Uribe estaba “creando el ala uribista del Polo” se refería específicamente a una entrevista que Petro dio a la Revista Cambio, y en la que dijo que el Polo estaba equivocado en enfocarse exclusivamente en ser un alternativa a Uribe. Pero sería tonto desestimar el valor que para Gaviria y otros integrantes del Polo tiene la reciente pelea de Petro con las FARC. Petro no sólo les sonó a ellos como Uribe, sino a muchos otros, incluyéndome a mí.


Pero independiente de cómo Petro suene, lo que dijo es cierto. Muchas de las acciones de las FARC son condenables y al igual que la organización lo es por practicar actos como el secuestro o matar a la población civil. Y el Polo comete el mismo error que cometen usualmente los uribistas: por temer quedar identificado con el otro bando, asumen una posición absurda y acritica.


Un ejemplo de lo anterior es la lucha armada. En este país se convirtió en un “mantra” incuestionable en que “la lucha armada no conduce a nada” “que no hay ninguna justificación para la lucha armada”. Ese discurso ha calado en todos los sectores políticos, incluido el mismo Polo. Y desde luego cualquiera que ose cuestionarlo no es menos que un guerrillero o un simpatizante de la guerrilla.

Pero el problema es que uno no puede extender una condena general a la idea de la lucha armada. La lucha armada es completamente legítima como una forma de auto defensa (como lo fueron inicialmente las FARC por ejemplo). Es completamente legítima si se da contra un Estado ilegitimo (valga la redundancia) o contra uno manifiestamente opresivo. Y para el caso colombiano está plenamente justificada para una lucha armada, considerando que ese Estado ha contribuido directa o indirectamente en el desplazamiento de millones de campesinos sólo en los últimos 50 años, al igual que ha sido cómplice en el robo masivo de tierras que esos desplazamientos han causado.

El problema, claro está, es que las FARC han perdido toda autoridad para presentarse como los legítimos actores de ese alzamiento por sus propias acciones. Pero eso no quiere decir que las razones no sigan existiendo y que si otro grupo de origen campesino se sublevara contra el estado, no estaría en su derecho de hacerlo (la comunidad de San José de Apartado es un buen ejemplo de eso, aún cuando su rebeldía no sea de carácter bélico; lo cual sugiere que aunque la lucha armada este justificada, no quiere decir que sea la mejor estrategia a seguir).

Y de la misma manera el hecho de que Uribe carezca completamente de autoridad para denunciar a las FARC, eso no quiere decir que nadie pueda y deba hacerlo. El Polo no debe temerle a la verdad, como lo hacen los uribistas, sólo por el temor de oirse como Uribe y por ende pensar que se está de acuerdo con él.

Eso era todo…ah si…senador Petro, señor Carlos Gaviria…No vayan a arruinar la unidad del único y frágil partido de izquierda que hay por una pelea pendeja. Laven esos trapos sucios en casa de la única manera que deberían hacerlo: dialogando




Tiempos aquellos....

domingo, 9 de septiembre de 2007

La extraña lógica del antifeminismo

En su última columna Alejandro Gaviria ataca a Florence Thomas por sus apreciaciones respecto al incremento del embarazo entre adolescentes. En la columna referida de Thomas, esta trata de explicarse los últimos datos publicados por profamilia sobre los embarazos de adolescentes en el país. Según esos datos el 42% de las que se embarazan lo hicieron queriendo ser madres. Thomas señala que el índice de embarazos deseados está ligado, desde su perspectiva feminista, a la imposición cultural de la maternidad como rol esencial de las mujeres y piensa que una alternativa a esto es contraponer campañas en las cuales se ratifique la autonomía de la mujer y de su cuerpo.

Gaviria responde en su columna del Espectador lo siguiente:

La explicación de Florence es inadecuada y parcializada. Inadecuada porque la idealización de la maternidad es una constante, un fenómeno de larga duración, que no puede usarse para dar cuenta del aumento reciente de los embarazos juveniles. Y parcializada porque deja de lado la otra cara de la moneda, el revés del asunto: la devaluación de la vida de los hombres, los desechables de la cultura.

Y añade:

Florence y sus colegas sólo miran hacia arriba, hacia lo más alto de la sociedad, hacia donde están los mandamases de turno, políticos, presidentes de empresa, directores de orquesta, hombres en su mayoría. Pero, como ha señalado el mismo Baumeister, las feministas deberían también mirar hacia abajo, hacia el fondo, hacia donde están los relegados, los encarcelados, los informales, los muertos en combate o en los socavones, hombres en su mayoría. De los 3.000 soldados estadounidenses muertos en Irak, sólo 262 eran mujeres. De los 14 cadáveres encontrados en el campamento del Negro Acacio, sólo uno correspondía a una mujer. La proporción es semejante. Y refleja un sesgo cultural convenientemente ignorado por las feministas.

Y dictamina, no sé con que bases, que “Las explicaciones feministas —incluida la de Florence sobre el aumento del embarazo juvenil— parten de una premisa equivocada. Suponen que la mayoría de los problemas sociales resultan de una conspiración masculina, de una estrategia cultural urdida por los poderosos y sus amanuenses.” En contraposición a esto, Gaviria expone su propia explicación al embarazo adolescente:

El embarazo adolescente no es una imposición machista o una muestra de poder. Por el contrario, puede tener mucho que ver con el fracaso de los hombres. A diferencia de Florence, las mujeres jóvenes residentes en zonas marginadas conocen plenamente el fracaso masculino. Para muchas de ellas, la decisión de tener un hijo es también una abdicación, una reflexión sobre la imposibilidad de encontrar un hombre que produzca más de lo que consuma, un compañero de crianza por quien valga la pena postergar la maternidad y apostarle a otra cosa. Muchas adolescentes optan por la maternidad pues anticipan la ausencia de padres eficaces.

Vamos por partes. El primer punto de Gaviria me parece válido, al menos para el punto en particular a tratar (el aumento de embarazos adolescentes). La imagen idealizada de la maternidad es una constante de larga duración, y no puede por si sola explicar el aumento en las tazas de embarazo; de acuerdo. Y si Gaviria se hubiera quedado ahí, quizás su columna no tendría tanto de criticable. Pero no lo hizo, porque inmediatamente tenía que lanzarse a una diatriba anti feminista.

Lo primero que hace el señor Gaviria es tratar de conmovernos sobre la desdichada situación de los hombres de bajos recursos. Después de ilustrarnos, a manera de anécdota casual que la mayoría de los puestos claves de poder en la sociedad siguen dominados por hombres (pequeño detalle), Gaviria trata de desviar la atención: es que no se dan cuenta que hay también hombres marginados.

Siguiendo está lógica, trata de insinuar que de alguna manera la idea de que la visión feminista convierte a los hombres en “desechables de la cultura”, o mejor dicho, que devalúa la vida de los hombres.

Antes de adentrarme en este punto, me pregunto ¿De dónde saca semejante conclusión? No lo sé. Tampoco sé de donde saca de la columna de Thomas la idea de que las feministas parten de la premisa para hacer sus análisis, de que existe “una conspiración masculina” en la cual se basan todos o la mayoría de los problemas sociales. Lo más parecido a esta idea es cuando Thomas escribe “Así, el cuerpo femenino adolescente ha sido arrebatado por esta misma cultura y entregado a los hombres, quienes fueron proclamados como sus dueños, amos y señores”; Thomas no está diciendo que eso es producto de una “conspiración” (a menos que una piense que la cultura es parte de una conspiración masculina) y ciertamente no está tratando de convertir eso en una explicación universalizante de “todos los problemas sociales”.

Si, es cierto que existen algunas feministas que piensan que la “superestructura” determinante de las injusticias sociales es el patriarcado. Pero eso no quiere decir que todas las feministas lo hagan, o que incluso todas interpreten el significado central del patriarcado de la misma manera.

Volviendo a la idea, si, es muy lamentable que existan hombres marginados. Y seguramente su condición afecta la vida con sus compañeras femeninas. Contrario a lo que piensa el señor Gaviria, no creo que las feministas piensen que eso deseable o un cuestión secundaria. Pero el problema es que no estamos hablando de los hombres, estamos hablando de las mujeres, en particular de las adolescentes embarazadas. Son ellas, en teoría, quienes deberían decidir si quieren o no tener hijos. Y el punto es que no lo están haciendo o si lo hacen lo hacen bajo diversas formas de coerción. Esa decisión no debería depender de manera alguna de los hombres, sino de las mujeres quienes son las que ponen el cuerpo. Detalle que se le escapa al señor Gaviria.

Sin embargo Gaviria nos da una explicación de la relación entre ambos, una de por sí que suena bastante rebuscada, que además parte de unas premisas más que cuestionables. Según él, y vuelvo y lo cito:

Para muchas de ellas, la decisión de tener un hijo es también una abdicación, una reflexión sobre la imposibilidad de encontrar un hombre que produzca más de lo que consuma, un compañero de crianza por quien valga la pena postergar la maternidad y apostarle a otra cosa. Muchas adolescentes optan por la maternidad pues anticipan la ausencia de padres eficaces.

Si mal no lo entiendo, lo que dice Gaviria es que, porque muchos hombres son fracasados económicamente, las mujeres deciden anticiparse a la imposibilidad de encontrar un compañero solvente, ergo deciden tener hijos. Honestamente tengo que admitir que no comprendo la lógica del argumento, pero si puedo al menos señalar que parte de premisas bastante cuestionables y que además su conclusión (siguiendo las mismas premisas) parece contraria al sentido común.

Empecemos por la conclusión ¿Si los hombres que rodean a las mujeres son fracasados económicamente, porque una mujer querría tener un hijo con alguno de ellos? ¿De hecho, que otra cosa que el culto a la maternidad como rol social que se les ha infundido desde pequeñas podría explicar el afán de tomar una decisión a todas luces desfavorable? No lo sé.

Pero si la lógica del argumento es contraituitiva, las premisas están viciadas, y por usar la palabra del señor Gaviria “parcializadas”. Por un lado hay una clara insinuación de la naturalidad del rol de madres que las mujeres deben tener. Según ello, las mujeres ante una situación desventajosa de sus compañeros, se “anticipan” a la ausencia de “padres eficaces” teniendo un hijo. Por otro lado nos avisa de entrada Gaviria, si los hombres que rodean a las mujeres estuvieran en mejor situación, estas podrían darse el lujo de “postergar” la maternidad, claro está. Si eso no es una insinuación teleológica sobre el rol femenino en la sociedad, de que es perfectamente normal pensar que las mujeres tarde o temprano TIENEN que ser madres, no sé que pueda ser.

Ni hablar de la idea omnipresente del hombre como “proveedor”. Pareciera que para el señor Gaviria el rol del hombre en la familia es el de proveedor, y que las mujeres deben esperar uno que “produzca más de lo que consuma” (la idea de que en una situación particular de necesidad económica que la mujer asuma o contribuya el sostenimiento de la familia y el hombre ayude con la crianza y los quehaceres domésticos, no parece cruzársele por la cabeza a Alejandro).

En últimas, yo diría que la columna del profesor Gaviria es un excelente ejemplo de todos los vicios tan típicos – y socialmente aplaudidos- del anti feminismo. Lo peor de todo es que trata de disfrazarse detrás de un manto de objetividad y de cientifismo, que definitivamente no le queda.

lunes, 27 de agosto de 2007

¿Esto también es culpa del M-19?

Vía el difunto cerdo social demócrata de Jere Berhman, otra interesante prueba de que el ejército entró a asesinar a los rehenes del Palacio de justicia:

Un vídeo inédito confirma que un magistrado salió vivo del Palacio de Justicia; luego apareció asesinado


Según la justicia, el magistrado Carlos Horacio Urán murió de un balazo en la cabeza durante la sangrienta toma del M-19. Esa fue la versión que las autoridades le reiteraron durante 22 años a la familia. Una cinta revelada por Noticias Uno demuestra que el jurista abandonó con vida el Palacio, en plenos combates.

La cinta es evaluada por la Fiscalía y controvierte la versión oficial que durante 22 años ha tenido el país sobre la trágica toma del M-19 al Palacio de Justicia. Según lo demuestra el video, difundido este domingo por Noticias Uno, sí hubo sobrevivientes al holocausto del 6 de noviembre de 1985. No sólo salieron con vida algunos empleados de la cafetería del lugar, a los que se referían las pesquisas hasta ahora encontradas. También lo hicieron altos empleados de la rama judicial como el magistrado auxiliar del Consejo de Estado Carlos Horacio Urán.

La revelación periodística tiene pocos segundos de duración y es suficiente para demostrar que el magistrado abandonó el Palacio rengueando y sin camisa, pero vivo. Su misma esposa, Ana María Bidegain, lo reconoció hace pocas semanas, cuando la Fiscalía le pidió que regresara de EU para ver el video. Bidegain dejó el aula en donde dicta clases y emprendió un vuelo hacia Bogotá que la terminó llevando por 22 años de recuerdos. El hombre del video era su esposo. Lo vio salir vivo, vio a los hombres de inteligencia militar que le indicaban el camino a seguir y hasta notó cuando lo entregaron a brigadistas de la Defensa Civil, en medio de la confusión por la toma.

Hasta ese momento, lo único que le habían contado las autoridades era que su esposo había aparecido entre los escombros del Palacio un día después de la toma. No sabía que su esposo había muerto después de la toma con un proyectil 9mm disparado a quemarropa y no en la balacera ocasionada durante el ataque del M-19.

El caso del magistrado Urán es una pieza clave para intentar descifrar lo que ocurrió durante ese ataque armado, tras el cual el Ejército incendió el Palacio de Justicia, cuya historia ni se le ha contado al país ni ha cicatrizado en el imaginario de la Nación. Cada vez que alguna autoridad del Ejecutivo intenta rememorar el caso lo hace en un contexto político que termina polarizando al país frente a lo ocurrido. La última vez que ello ocurrió fue cuando el presidente Álvaro Uribe intentó justificar los beneficios que la ley de justicia y paz le confiere a los paramilitares diciendo que el M-19 ejecutó la toma por encargo de los narcos con el objetivo de quemar los archivos de las solicitudes de extradición. Para los ex militantes de ese grupo guerrillero está claro que los únicos beneficiados con la quema de los archivos eran los militares procesados por violaciones a los derechos humanos, ya que no existía copia de estos documentos. Las de las solicitudes de extradición de los narcos se podían pedir nuevamente a EU.

¿Cuántas personas lograron salir vivas del lugar?, ¿Por qué las autoridades sostuvieron durante 22 años la versión de que no hubo sobrevivientes?, ¿Por qué algunos empleados de la cafetería y funcionarios como el magistrado Urán aparecieron muertos bajo los escombros pese a que el video muestra que fueron sacados con vida del lugar?, ¿hubo alguna orden para asesinar a los testigos del Holocausto? Dé ser así ¿qué se le pretendía ocultar al país? Estas son algunas de las preguntas que, 22 años después, la Fiscalía intenta resolver.

Pero los interrogantes no solo tienen que ver con las víctimas. También involucran a las personas que tomaron determinaciones respecto a la estrategia para la recuperación del Palacio. Sobre el particular suele hablarse de la responsabilidad del coronel Alfonso Plazas Vega –hoy preso por los dichos hechos- quien dio la orden de ingreso violento de las tanquetas de la Escuela de Caballería al lugar.

Sin embargo, el video divulgado por Noticias Uno revela, además, la hora en la que el magistrado Urán fue sacado del Palacio. Eran más de las dos de la tarde del seis de noviembre.

A esa hora Plazas ya había suido relevado de la dirección de la operación. Dicha función fue asumida por el general Jesús Armando Arias Cabrales, ex comandante de la Brigada trece del Ejército, el teniente coronel Rafael Hernández López, ex comandante de la Escuela de Artillería y el mayor Carlos Frassica, ex comandante de la fuerza de Despliegue Rápido.

La función de Plazas terminaba con la entrega de las personas heridas (a las que el M-19 permitió salir del Palacio) a las fuerzas de inteligencia coordinadas por el coronel Iván Ramírez Quintero. Todos ellos –con excepción de Plazas- terminaron su carrera como generales de la República.

Encuentre en nuestro material relacionado el cubrimiento de Noticias Uno sobre el nuevo video de la toma al Palacio de Justicia.


Digo, asesinar a sangre fría un magistrado quién ya había salido del edificio, y ponerlo de NUEVO en el palacio para hacerlo pasar como muerto por el fuego cruzado o los guerrilleros, es un asesinato con premeditación. No sé que piensen uds, pero m quedan dos preguntas:

1- ¿Cuál sería el motivo para cometer estos crímenes por parte del ejército?

2- ¿Cómo se las arreglará el establecimiento colombiano para culpar de este asesinato al M-19, cuyos integrantes que habían participado en la toma estaban muertos o desaparecidos para el momento en que el magistrado Urán había sido "rescatado"?

sábado, 25 de agosto de 2007

Para que no se me olvide

Ya sé que es viejo, pero no había tenido de mirar este video que salió hace ya más de un mes. La pregunta es ¿Si Carlos Gaviria saliera en un video estrechándole la la mano en una reunión política a un comandante de frente de las FARC, y este además le manifestara su apoyo, no estarían gritando a los cuatro vientos -aún con más fuerza de lo que ya hacen- que el Polo y sus líderes son aliados de la guerrilla? ¿No pedirían su detención inmediata? Es increíble que no haya pasado nada en este país con un video como este, cuando los estándares que usan los que detentan el poder, habrían producido resultados completamente distintos si la situación hubiera sido a la inversa.

jueves, 23 de agosto de 2007

Cita del día

Por cuestiones de mi trabajo me encontraba averiguando quién era un tal Elisée Reclus y me encontré con esta bonita cita sobre el anarquismo de su autoría que quiero dejar registrada:

La anarquía es la más alta expresión del orden. Para que el socialismo llegue a su perfecta expresión, es preciso que salvaguarde al mismo tiempo los derechos del individuo y los derechos colectivos. El hombre no es un accidente sino un ser libre, necesario y activo, que, ciertamente, se une con sus semejantes pero no se confunde con ellos



domingo, 5 de agosto de 2007

Y despúes pregunta porque jode uno con la reforma agraria

Leo esto en la primera página de El Tiempo hoy:


Terratenientes, los intocables del impuesto predial

Algunos no pagan ni un peso y 800 mil fincas ni siquiera figuran en registros. Expertos insisten en meterlos en cintura. Narcoparamilitares, grandes morosos.

Los dueños de una moderna hacienda, ubicada en La Dorada (Caldas), pagan anualmente 5.600 pesos por cada una de las 407 hectáreas de terreno que poseen en la región: algo así como tener dos barrios igual de grandes a Ciudad Salitre, nororiente de Bogotá, dedicados exclusivamente a la cría de ganado.

Y en Puerto Boyacá (Boyacá), el impuesto que algunos finqueros desembolsan por hectárea es de 8.000 pesos, según consta en la liquidación del 2007 de una hacienda de 332 hectáreas de terreno.

Pero es en los Llanos Orientales, en algunos sectores de la Costa, Caquetá y Guaviare, y en las cuencas del Valle del Cauca y del río Magdalena, en donde el pago del impuesto predial rural es casi una burla para los erarios locales, encargados de los cobros.

Allí, EL TIEMPO encontró predios que pagan 500 pesos -lo que vale una caja de chicles- por cada 10 mil metros cuadrados de terreno (el equivalente a una hectárea).

Ese es el caso de una finca de 400 hectáreas en el corregimiento Santa Rosa, cerca a San José del Guaviare.

Por razones de seguridad y por tener reserva fiscal, este diario se abstiene de publicar los nombres de los dueños de los predios. Pero montos como estos llevaron a los cinco expertos de la llamada Comisión del Gasto a recomendarle al gobierno Uribe -hace menos de dos meses- incrementar masivamente el recaudo del impuesto predial rural (y también el urbano) como una de las fórmulas para impedir que la billetera oficial se siga desocupando por cuenta de las transferencias a municipios.

En plata blanca, eso significa que hay que entrar a cobrarles a intocables terratenientes los verdaderos montos que históricamente han dejado de girar a las arcas municipales, ya sea porque sus predios están avaluados en cifras irrisorias, porque se cuelgan durante años en los pagos o simplemente por que no figuran siquiera en archivos oficiales.

Registros rezagados

A enero del 2007, tan solo el 45 por ciento de los 3 millones y medio de predios rurales registrados en el Catastro Nacional han sido actualizados. Eso significa que casi dos millones están subvalorados y por tanto el predial que se les liquida es ínfimo.

Tratar de actualizar esos predios puede demorar hasta una década ya que se requiere que un equipo de expertos visite cada propiedad, miles de las cuales quedan a días de camino, en zona roja.

El Instituto Geográfico Agustín Codazzi es optimista y espera, en los próximos 3 años, actualizar un 70 por ciento del total de predios, meta fijada por el Gobierno.

Pero en caso de que eso se logre -hasta el momento han cumplido lo presupuestado- ¿quién se va a encargar de cobrarles a los terratenientes el nuevo predial? ¿Qué va a pasar con el 30 por ciento de predios restantes que están en áreas inexpugnables?

Hoy, algunos municipios solo se preocupan de que esa tarifa no esté por debajo del promedio que la ley establece para el pago del tributo, el 1 por mil del valor del predio, según su avalúo.

Solo unos pocos (en Cundinamarca y Antioquia, por ejemplo) cobran el 16 por mil del valor del predio, el tope máximo legal. Un muestreo hecho en 256 de los más de mil municipios reveló que más de la mitad factura con base en un 2 y un 5 por mil.

Y aunque hay excepciones, en departamentos como Sucre, Bolívar, La Guajira y Magdalena, con grandes hatos ganaderos y latifundios, hay quienes no pagan más del uno por mil.

Y en Tolima, Santander y Huila -según un estudio del economista Salomón Kalmanovitz- las tarifas del predial son incluso inferiores al 25 por ciento del precio real de las propiedades.

Efecto búmeran

A eso se suma el hecho de que hay al menos 800 mil predios sin legalizar y que, por tanto, al ser invisibles para el Estado, no pagan ni un peso de predial, pese a que en estos se desarrollan actividades agrícolas y ganaderas a gran escala o son prometedores lotes de engorde.

Kalmanovitz cree que, debido a ello, el campo vive una especie de círculo vicioso en cuestión de orden público: grandes propietarios exigen seguridad pero no pagan los tributos que contribuirían a prestársela.

Gilberto Toro, director ejecutivo de la Federación Colombiana de Municipios, está de acuerdo con Kalmanovitz en el hecho de que este es un tema de seguridad.

Pero le da otra lectura al asunto: "Hay zonas en donde los finqueros no pueden explotar la tierra porque aún hay temores de secuestro y extorsión", dice.

A eso se debe, según Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), que haya tierras de mala calidad a precios exorbitantes: "La oferta y la demanda están afectadas no por la productividad sino por el acceso y la seguridad de los terrenos", asegura.

Y Toro añade que el llamado 'compadrazgo' tributario también tiene efectos: "Indiscutiblemente hay municipios en donde grandes terratenientes apoyan campañas políticas a alcaldías y concejos y luego presionan para que no haya un importante incremento de tarifas".

En la Costa Atlántica, aunque hay muchos propietarios puntuales en los pagos, la cartera morosa alcanza ya un 60 por ciento.

De ahí que expertos recomienden que tanto la liquidación como el recaudo de este impuesto lo asuma la Dian, para girárselo luego a las administraciones locales.

Pero para la Federación de Municipios se debe buscar otra solución, pues la Dian no llega a todos los pueblos. La idea, dice, es se implementen tecnologías que, a la hora de liquidar el tributo no dejen entrar variables políticas y personales.

En todo caso, tanto la Federación de Municipios como la SAC, hacen énfasis en que las administraciones locales han mejorado recaudos y en que el predial no es el único impuesto que debe pagar el campo. Según un estudio de la SAC, se cancelan 22 tributos directos e indirectos como el que pagan a las corporaciones autónomas, el IVA, el de rentas presuntivas...

"Es exagerado, injusto y falso decir que el campo no paga tributos", señala Mejía.

País de latifundistas

Lo que nadie niega es que Colombia es uno de los países con mayor concentración de la tierra. El ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, atribuye el fenómeno a la amenaza narcoparamilitar que se apropió de grandes extensiones -según él- antes de que Álvaro Uribe llegara a la presidencia.

Pero Arias está seguro de que los dos artículos que introdujo en la Ley de Desarrollo Rural ayudarán a dinamizar el mercado.

Uno de ellos faculta al Estado para que compre las tierras ociosas a los precios que indiquen los avalúos. Y el otro permite a los alcaldes cobrar el máximo del impuesto predial a los dueños de terrenos improductivos.

Cálculos de Kalmanovitz indican que de las cerca de 80 millones de hectáreas rurales, 40 millones se dedican a ganadería (aunque no sea su vocación), 4 millones, a la agricultura, y el resto, unas 36 millones de hectáreas, son improductivas.

Aunque el panorama es preocupante, el Gobierno está seguro de que no hay necesidad de elevar las tarifas del predial rural, sino de ampliar la base de su cobro, pues las medidas que tomó obligarán a los propietarios a actualizar el valor de sus tierras y a ponerlas a producir, so pena de perderlas. ¿Será suficiente?

Los narcoparamilitares son mala paga

Un grueso grupo de morosos del llamado impuesto a la tierra lo constituyen los narcoparamilitares y sus familias. Una idea del 'narcohueco' fiscal la da el hecho de que tan solo 158 de los más de 6 mil predios rurales incautados a la mafia, deben 3.253 millones de pesos.

Esto significa que sus dueños debían pagar 4 mil pesos por hectárea, pero nunca lo hicieron.

Los predios que entregó el señalado narcoparamilitar Francisco Javier Zuluaga, 'Gordolindo', para reparar a sus víctimas, también deben impuestos.

Su hacienda La Magdalena, en Buga (Valle), adeuda 148 millones; la de Jamundí, más de 100 millones; y dos predios urbanos, de su ex esposa, tienen un saldo en rojo de 211 millones.

Y otro botón: la famosa finca Mazatlán, del extinto capo Gonzalo Rodríguez Gacha, 'El Mexicano', en Pacho (Cundinamarca), también es deudora morosa.


"El problema de la concentración de la tierra se originó en el narcoparamilitarismo que se apropió de grandes extensiones antes de la era Uribe"
Dice el ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias.

Cifras clave

  1. De las cerca de 80 millones de hectáreas rurales, 36 millones son improductivas.
  2. Dos millones de predios están subvalorados: el predial que les liquidan es ínfimo.
  3. El Gobierno espera tener actualizado un 70 por ciento del total de predios en el 2010.

Hablan expertos

"Este es uno de los 10 países con mayor concentración en la propiedad de la tierra y la tributación es baja. Esa es una fuente de recursos subutilizada que podría ayudar en materia fiscal local. Lo que hizo la Comisión del Gasto (de la que Cárdenas es miembro) fue invitar a que se reflexione al respecto, aunque no todo el país viva la misma situación".

"No deben perder de vista que el déficit estatal se equilibró gracias a que ha crecido el ingreso de los municipios. Pero mientras la recuperación de la soberanía no sea total, no creo que podamos tener una cobertura fiscal optimista. El cobro del tributo no se puede convertir en un desestímulo para la explotación de ciertos productos".

"Hay que mirar con cuidado el tema. Desde un escritorio es fácil decir que no se paga la tarifa que se debe, pero deben saber cómo es la productividad del campo. Deben entender que cada departamento y cada zona son diferentes. Se cobra una tarifa dependiendo si tiene agua, riego, producción... Las medidas del Gobierno ayudarán a corregir las deficiencias".

Al respecto observo 3 cosas:

1- El reporte muestra lo que ya sabíamos, pero que el país casi que no quiere ver: la mitad de las tierras del país están dedicadas a la ganadería, cuando no son o fincas de recreo o lotes de engorde. Apenas 4 millones de tierras están dedicadas a la agricultura. Mejor dicho, como dice Antonio Caballero "lo último que quieren ver las élites de este país es un campo productivo" (añadiría yo, productivo en manos de los campesinos...)

2- Contrario a lo que recomiendan el informe y los expertos como Kalmanovitz, lo que habría que plantearse no es clavarles impuestos desmedidos a los dueños de la tierra, sino velar por una mejor distribución de esta en el país (es bastante probable que si los impuestos aumentan, los que salgan afectados sean los pequeños y medianos dueños de tierras, una vez los terratenientes usen su poder para manipular la legislación a su conveniencia). Y para ello habría que preguntarse como es posible que la tierra en Colombia este en tan pocas manos y pueda darse el lujo de ser tan improductiva. Increíblemente el único en plantear el problema es el ministro Andrés Felipe Arias (el mismo pelmazo que salió a decir que los anteriores gobiernos habían sido muy "femeninos" en su tratamiento al tráfico de drogas), y desde luego dice una verdad a medias (en últimas una mentira como todas las verdades a medias): los paramilitares ciertamente han contribuido a incrementar la distribución desigual de la tierra, pero eso es un problema que es de vieja data en este país, y no fueron ellos en iniciarlo; tan sólo han sido los sangrientos continuadores de esa realidad. Pero admitir eso sería muy peligroso, porque implicaría culpar a alguien mas (terratenientes, el Estado) por el problema...

3- El pago de impuestos por parte de los dueños de la tierra no me escandaliza porque sean bajos. Lo que escandaliza es que sean tan bajos cuando el predial en las ciudades sea tan alto, porque nos muestra que los dueños de la tierra, en su mayoría grandes terratenientes, son tratados preferencialmente. Peor cuando son los que exigen "seguridad" para tierras que en muchos casos y muy probablemente ellos hayan obtenido directa o indirectamente por el uso de la violencia.

martes, 31 de julio de 2007

¿Y si les dan status político, qué?

Obviamente con el choque entre la Corte Suprema de Justicia y el presidente entorno a la cuestión de otorgarle status político o no a los paras se ha desatado todo un torrente de acaloradas discusiones. Al parecer el debate se centra en dos cosas: el irrespeto al equilibrio de poderes (y a la “institucionalidad”) que causó la respuesta del presidente a la corte, a la que acusó de “sesgo ideológico” y si deberían o no otorgársele el status político a los paras, y a la guerrilla no, y si darle status político a los paras implica dejar que se cuelen los narcos en el proceso. De eso se ha escrito bastante, y sin lugar a dudas la columna de Maria Jimena Duzán hoy en El Tiempo es una reflexión bastante buena sobre el segundo particular.

Sin embargo hay una cosa de fondo que creo que no se han planteado los analistas, y es el significado en sí de darle status político a cualquiera de estos grupos. Reflexionando al respecto, Marsares, uno de los fundadores del portal de internet Equinoxio, replantea la cuestión para guerrilla y paras y escribe:

El guerrillero se levanta en armas contra el Estado. Su fin es acabar el Estado existente y reemplazarlo por otro. En cambio, los paramilitares se arman para defender el Estado, oponiéndose a la guerrilla. Como el delito de rebelión y el de sedición lo comete quien se levanta contra el Estado, resulta imposible aplicarlo a los paramilitares.

Habría que añadir que la guerrilla tiene un proyecto político y en muchas zonas del país funciona casi como un pequeño estado (incluso llegó a construir carreteras). Desea acabar el estado existente para reemplazarlo por otro de una naturaleza distinta. El paramilitar en cambio es una herramienta para defender ese orden establecido, una herramienta que se le ha salido de las manos a quienes sirvió inicialmente o a quienes ayudaron a crearla. Pero acto seguido Marsares añade:

En este sentido, si bien los paramilitares al haber pasado de la legítima defensa al asesinato de quien se les opusiera, se convirtieron en delincuentes comunes, de igual forma, los guerrilleros, al tomar similar camino, dejaron de ser delincuentes políticos. Unos y otros, por consiguiente, deben ser juzgados como lo que en realidad son, delincuentes comunes.

Seguramente Marsares se refiere acá a toda suerte de actos criminales que cometen tanto la guerrilla como los paramilitares: ya sea por sus métodos (secuestros, asesinatos en masa) como ciertos medios que en muchos casos se han convertido en fines mismos de su actividad, como el narcotráfico y que como tal no tienen carácter político. Pero no veo como eso anule el status político. Sería como decir que Estado colombiano y quienes lo controlan, no tienen un carácter político, porque el ejército comete masacres – o actúa como cómplice en ellas- o porque hay toda una larga lista de políticos y funcionarios relacionados con toda suerte de actividades criminales (corrupción, narcotráfico etc).

La pregunta del millón es ¿Darle status político hace de los delitos comunes, y sobre todo, de los delitos de lesa humanidad cometidos por guerrilleros, paramilitares o el Estado, delitos perdonables? ¿Acaso un secuestro o una masacre son o deberían ser perdonables sólo porque los cometió un actor con status político? Pareciera que la respuesta inicial y automatizada de esta sociedad es que sí, pero invito al lector a considerarlo, pues creo que lo más sensato es decir que no. Ningún status político debería salvar al Mono Jojoy o Mancuso o algún presidente colombiano de pagar por los crímenes comunes u atroces que hayan cometido.

Desde luego, la cuestión del status político no es otra cosa que una cuestión de conveniencia. El gobierno no quiere negarle a la guerrilla el status político porque crea que no lo merece, ni quiere dárselo a los paramilitares porque en verdad los considere sediciosos, contrariando la más evidente lógica y dando muestras de hipocresía palpable, pero predecible. El gobierno le niega el status político a la guerrilla simplemente porque hacerlo implicaría aceptar lo que ha negado hasta la saciedad: que hay un conflicto armado y político, y que no es simplemente “terrorismo” cometido por “bandoleros” o “narcoterroristas”, en lo que se gastan millones de dólares en combatir; así la guerrilla en efecto cometa crímenes comunes y atroces y así cuente entre sus métodos el uso del terrorismo. Y se lo da a los paramilitares simplemente porque en este momento le conviene, por no mencionar que los “paras” y el Estado (y buena parte de la clase política en ese estado) han estado y aún continuad siendo socios y aliados

Aquí entramos a otro problema y es la manera en que usualmente se percibe el status político: como una forma de legitimación. Si la guerrilla recibe status político la estamos “legitimando”, como si tener objetivos políticos convirtiera por arte de magia al grupo que los posee en legitimo y sobre todo como si todo objetivo político fuera legitimo en si mismo. Por eso siempre escucho la misma voz indignada cuando uno manifiesta que las FARC tienen objetivos y un ideario político “¿Ideales? ¿Objetivos políticos? La guerrilla habrá tenido ideales cuando se creo, pero hoy no son sino una bandada de [inserte insulto o insultos de su elección: narcotraficantes, narcoterroristas, bandoleros etc…]”; eso cuando no lo están tildando a uno de guerrillero por sostener semejante opinión.

Ese prejuicio, tan común y esparcido en este país, nunca se detiene a mirar si los ideales políticos de cualquier grupo son deseables o aceptables en si mismos (cosa que no creo sea el caso de la guerrilla, a menos que encontremos deseable o aceptable el marxismo leninismo o el estalinismo). Lo único que importa es negar la realidad –torpemente si es necesario- en virtud de la tranquilidad de pensar que no tenemos un conflicto político y, sobre todo, por qué lo tenemos.

En síntesis creo que los paramilitares en efecto no merecen el status político a diferencia de la guerrilla, porque los paras han sido un instrumento aliado del establecimiento, no un movimiento propio con fines de cambiar el panorama político. En ese sentido, la hipocresía del gobierno, se plasma en la contradicción manifiesta de negar el carácter de “conflicto” a la guerra que vivimos, pero pretender darle al bando más cercano a sus intereses el carácter político. Pero aún considerando todo esto, la discusión sobre status político de la guerrilla o los paras es y sobre todo debería ser irrelevante en relación a los crímenes que estos hayan cometido, pues el mote de “status político” no es o debería ser un justificación o siquiera atenuante para cierto tipo de crímenes. En ese sentido la última columna de Antonio Caballero sobre este tema es muy cierta: darle, por ejemplo, status político a la guerrilla, no la exime de ninguna responsabilidad por sus acciones; de hecho es poner más responsabilidad sobre sus hombros, no menos.

En última instancia, la cuestión del status político es ante todo una cuestión simbólica y está íntimamente relacionada con la forma en que definimos nuestra realidad. Por el momento el Estado colombiano la ha definido a su conveniencia, con las nefastas consecuencias que estamos viviendo.